twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

ENCUENTRO LIBRE DE HERMANOS nº 3

De 13 al 15 de agosto

“Y, dondequiera que estén y se encuentren los hermanos, muéstrense familiares mutuamente entre sí. Y confiadamente manifieste el uno al otro su necesidad, porque, si la madre cuida y ama a su hijo carnal, ¿cuánto más amorosamente debe cada uno amar y cuidar a su hermano espiritual? Y, si alguno de ellos cayera en enfermedad, los otros hermanos le deben servir, como querrían ellos ser servidos” (Rnb VI)

El “Encuentro libre de hermanos” ha surgido con la finalidad de vivir unos días de descanso, recreación y reflexión. El día viernes por la tarde dio comienzo el Encuentro en la Curia, con la celebración eucarística, presidida por el Hno. Dick Ramírez, Custodio, que nos animó a vivir a estos días desde el compartir fraterno, la recreación y un acercamiento afectivo con el Padre Bernabé de Larraul. Estuvimos un total de 11 hermanos.

El sábado comenzamos el día con la oración de laudes, dando gracias a Dios y uniéndonos a todo el pueblo cristiano. El Hno. Roque Grández nos habló brevemente del Padre Bernabé y su “acto de ofrecimiento de sí mismo como víctima de holocausto al amor misericordioso del corazón de Jesús (19 junio de 1925)”. Después del desayuno, con el cielo de Quito totalmente despejado, partimos al noroccidente de Pichincha. Después de un par de horas de camino con el calorcito y la humedad de una exuberante vegetación subtropical, llegamos a la parroquia de San Miguel de los Bancos. Ahí, el Padre Romel Freire, párroco, junto a algunos feligreses, entre ellos familiares del Hno. Darwin, nos dieron la bienvenida. Enseguida se procedió a celebrar la Eucaristía, presidida por el Hno. Jimmy Celi (delegado por el Hno. Custodio para esta celebración) y concelebrada por el párroco Romel y Hno. Washington Zapata.

Con la presencia del pueblo cristiano renovaron sus votos, por un año más, los hnos. Postnovicios Oscar Molina y Luis Campoverde ,que previamente se habían preparado con ejercicios espirituales. Seguidamente, los hermanos profesos perpetuos hicimos nuestra renovación religiosa. Terminada la celebración, junto con el párroco, nos dirigimos al almuerzo en casa de la familia del Hno. Darwin Orozco, que gustosamente nos atendieron y ofrecieron un delicioso almuerzo. Muy agradecidos con Guadalupe Orozco y su mamá Cleotilde Orozco por la atención brindada, nos despedimos y fuimos a un lugar de recreación: algunos hermanos hicieron deporte, otros estuvieron en la piscina y otro tanto disfrutaron de la vegetación y el río del lugar.

Acercándose el final del día, nos dirigimos a la casa de retiros, “Santo hermano Nicolás”, a unos 5 kilómetros de Mindo. El lugar cuenta con un amplio espacio verde, cabañas, casas para hospedarse y un gran río. La jornada terminaría con la intervención del Hno. Roque Grández, que nos habló sobre la familia del Padre Bernabé. Una familia muy humilde y pobre que tuvo que salir del pueblo, por el vicio del papá, y ser entregados en adopción algunos hijos por la dificultad de mantenerlos. Bernabé era el mayor de 7 hermanos y tenía 12 años cuando esto pasó. El párroco del lugar que tenía un hermano capuchino, conoció a Bernabé y cuando éste tendría 12 años lo llevó al Seminario Menor de Alsasua. Se cree que esta experiencia dura que le tocó vivir en su familia le ayudó personalmente a sensibilizarse ante distintas realidades de enfermedad, vicios y abandonos. La mamá de Bernabé terminó en un psiquiátrico.

El domingo, solemnidad de la Asunción de María, empezamos el día con la Eucaristía, presidida por el Hno. Leandro Delgado. En la celebración estuvimos los hermanos y una familia, que nos ha estado atendiendo y que cuida del lugar. El Hno. Leandro nos animó a compartir en torno a la solemnidad y a la profesión que hemos hecho muchos hermanos por estas fechas. Fue momento para dar gracias a Dios y a la Orden por el don de la vocación que hemos recibido. Recordamos y oramos por aquellos que han optado por otro estilo de vida.

Finalmente emprendimos el retorno a Quito, no sin antes pasar por un sitio turístico que ofrecía tarabita y visita de varias cascadas.

Debido al tiempo, no pudimos hacer el recorrido de las cascadas. Así terminó nuestro Encuentro en la Curia, con el rezo de vísperas, dando gracias a Dios. Agradecemos a la Comisión de Animación Fraterna por estos días de esparcimiento y reflexión.

Hno. Ángel Cuenca

 

Visitas:visitas

Záparos N50-67 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador