twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

GUAYAQUIL EN EL MES DE AGOSTO

Y desde la Fraternidad, que no desde el Dispensario, ni del Colegio, ni de la Parroquia, aunque no se entendería nuestra Fraternidad sin su extensión Parroquial, Educacional o de Salud. Pues la Fraternidad está constituida para servir en estos compromisos para los que viven los hermanos.

Participando en el Encuentro voluntario de los hermanos con ocasión de la solemnidad de la Asunción.

Fueron los días 13, 14 y 15. Los hermanos Galo y Roque participaron en el Encuentro. Marcelino, recién vuelto de sus vacaciones en España, atendería nuestras obligaciones de domingo en la Parroquia. Galo iniciaba al mismo tiempo su tiempo de vacaciones junto a su mamá, pero participando en el Encuentro. Yo me gozo cuando los hermanos hacen vacaciones en sus casas.

Los organizadores le dieron al Encuentro un trasfondo muy de la casa, recordar a Bernabé, peregrinar a su tumba, renovar en este contexto nuestras Profesiones y ser el marco en que los novicios hicieran su Profesión. La espiritualidad estaba servida.

En el mismo San Miguel, la familia de Darwin nos acogió con cariño y nos regaló un almuerzo sabroso. Nuestra convivencia fraterna pudo desarrollarse en uno de los lugares más idílicos de la patria, en Mindo, un paraíso de selva en las montañas de Pichincha, de alguna manera en el corazón del País.

Hermanos que nos visitan.

Nos alegramos cuando a finales de julio llegó a nosotros el Hno. Freddy, que esperaba la llegada de su hermana y familia viviendo desde Europa, concretamente desde Francia, a visitar su familia en Loja, a gozar de unas vacaciones cortas. Sin pérdidas de tiempo se fue con ella hacia Cariamanga, donde los papás, pero al mes volvió de nuevo para despedirla en el aeropuerto, haciendo antes los correspondientes exámenes para presentar el “libre de Covid” al ingresar al avión.

La emigración nos confronta con la situación del país y es un algo que tenemos que compartir en la familia y como hermanos. España, Francia, Estado Unidos son lugares donde se encuentran los nuestros.

La semana anterior al Encuentro voluntario de los hermanos, también tuvimos el gusto de recibir al Hno. Washington, que se tomó sus días para los correspondientes controles médicos.

De la misma manera, ya terminando el mes, nos viene desde el Oriente el Hno. José Cruz, igualmente a hacer sus respectivos controles, tan necesarios para cuidar la salud.

Finalmente nos comunica el Hno. Ángel, que desde el Oro viene a Guayaquil con sus papás para las consultas médicas necesarias.

Estas visitas nos alegran siempre. Son visitas de familia. Cada uno sienta que está en la propia casa, como así es. Y disculpen si en nuestra atención alguna que otra cosa puede quedar imperfecta.

Problemas cardíacos, no podían faltar.

Roque, que escribe estas líneas, no lo ha pasado de lo mejor. Desde que ingresó en la clínica en junio, su hipertensión ha estado bailando, sin dominarla. La ida a Quito con ocasión del Encuentro volvió a desconfigurarla y ha pasado todo este tiempo con una tensión muy descompensada. Con el “Mapa” ha sido controlada su presión las 24 horas del día, y al momento parece se apaciguan las aguas y llega la calma. La presión se estabiliza, las medicinas diarias están actuando.

Signos positivos.

¡Cómo nos cambió la vida el mes de marzo de 2020!. Se inició la Pandemia. Nos confinamos por entero. Y ya hace año y medio. Nuestros servicios a las Hnas. Doroteas, Hnas. Clarisas, y aún Hnas. de la Madre Teresa de Calcuta se paralizaron.

Pues bien, si en Clarisas y Hnas. de la Madre Teresa se retomaron a su tiempo los servicios, están por tomarse ahora los de las Hnas. Doroteas, tantos años servidas diariamente desde nuestra Fraternidad.

Es un signo positivo y esperanzador. Vamos a mejor. Sean dadas gracias Dios.

Hno. Roque Grández

 

Visitas:visitas

Záparos N50-67 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador