twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

DOMINGO XXX Tiempo ordinario

Jesucristo Rey del Universo

La gente estaba allí mirando; los jefes, por su parte, se burlaban diciendo: Si salvó a otros, que se salve a sí mismo, ya que es el Mesías de Dios, el Elegido” (Lc 23,35)

2017 04 21 10.56.20Muchas personas, ante las dificultades de trabajar en equipo, siguen pensando que “más vale solo que mal acompañado”, aunque el sentido común nos diga que “más vale bien acompañado que solo”. De hecho, la autorreferencialidad, de la que habla el Papa Francisco tantas veces, sigue siendo una tentación humana que nos deshumaniza, porque nos hace narcisistas, “lamparosos” y ególatras.

Jesucristo nos muestra el camino del “servicio” entregando su vida; nos enseña que tan malo es balconearse como disfrazarse de mesías; nos insiste en el valor de la “humildad” por encima de la titulitis y la figuritis; nos hace “amigos” sin aduanas moralizantes; nos da la “vida” llena de amor, que vence toda tentación de autodefensa o exhibicionismo religioso.

En nuestro mundo ecosinodal hay demasiados espectadores capciosos o desimplicados; como también existen sectores que no quieren la alegría del Pueblo de Dios sino la maliciosa sonrisa de sus eternizados privilegios. Dicha gente no quiere mirar la cruz del nazareno sino el palacio de Pilato; y sigue invocando argumentos religiosos para anular el Espíritu del Salvador Encarnado.

La pandemia, las crisis del sistema especulativo, las guerras abiertas o encubiertas, las injusticias, los abusos y el hambre de paz… nos están recordando que “si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro recibe honores, todos se alegran con él” (1 Cor 12,26). Es diabólica la estrategia de “salvarse a sí mismo” olvidándose de los demás, y es realmente cristiano “arriesgar la vida por el Evangelio”, hasta el punto de que la justicia, la paz y la alegría sean los alimentos básicos en la mesa de nuestra fraternidad universal. 

221120

Comentarios potenciados por CComment

Visitas:visitas

Záparos N50-67 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador