twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

VOLVER SIEMPRE A JESÚS

 

Queridos Hermanos: Paz y Bien.

Con la celebración del Miércoles de Ceniza hemos dado inicio al largo camino de la Cuaresma. Tiempo especial, en que se nos invita, de manera personal y comunitaria a emprender este camino en pos de Jesús, siguiendo sus huellas.

Más allá de un slogans o de un juego de palabras sentimos que este cambio de época y esta época de cambios marca en gran medida el ritmo de la humanidad. Con frecuencia nos sentimos junto a nuestra gente inmersos en el torbellino de la prisa, del estrés, del sinsentido, de la injusticia, de la omisión. Nos sentimos acosados por un mundo que nos informa tan velozmente, que la noticia estremecedora de ayer para mañana ya dejó de ser noticia hoy y de incomodarnos. Meditemos ¿Quién piensa hoy en Haití?

Es menester que en este tiempo nos preguntemos, como lo hacía hace medio siglo atrás un santo de nuestro tiempo, el padre Hurtado, comprometido con Jesucristo y con las causas sociales. Él se preguntaba en diferentes momentos en qué debía tomar decisiones desde los criterios del Evangelio: ¿Qué haría Cristo en mi lugar? Creo que es una buena pregunta para tenerla en cuenta ante nuestra actuación para con los hermanos y toda las personas que llegan hasta nosotros o hacia las que vamos. O para responder a tantas ofertas engañosas que nos llegan desde diversos escenarios. Podríamos ampliar la pregunta: Ante tal o cual situación: ¿Qué haría Francisco de Asís en mi lugar? ¿Qué harían los Capuchinos, que vivieron de manera coherente y santa, en nuestro lugar?.

La Cuaresma nos pide -sobre todo- una conversión interior que se tiene que notar en la práctica de la vida concreta. Por ello se nos pide que en este camino demos el paso a un cambio de mentalidad y a un cambio del corazón. Necesitamos convertirnos a Dios como seres humanos y como hombres consagrados a Dios y a la fraternidad. De ahí que no dejemos pasar estos cuarenta días para volver a Jesús e ir a la misión desde El y con El.

Quisiera invitarles en este tiempo cuaresmal a volver a Jesús de Nazaret y al Cristo Vivo de nuestra Fe presente en la Palabra, en los Sacramentos, en el Santísimo, en los Hermanos, en la Cultura, en el Silencio, en los más pobres y en tantos acontecimientos de muerte y de vida. Quisiera dejar resonando en sus mentes y en sus corazones una palabras profundas sobre este volver a Jesús que nos ha dejado Aparecida en el numero 226. “Debemos ofrecer a todos un encuentro personal con Jesucristo, una experiencia religiosa profunda e intensa, un anuncio kerigmático y el testimonio personal…que lleve a una conversión personal y a un cambio de vida integral"

Que Jesús, el Amor Encarnado y Crucificado, nos lleve por sus caminos de pasión y muerte a su Resurrección.

 

Fraternalmente.

Hno. Adalberto Jiménez M. OFMCap.

Ministro Viceprovincial

 

 

 

 

 

Visitas:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador