twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

Con Francisco de Asís, vivir la misión

Octubre, el mes misionero por excelencia, se abre ante nosotros como un tiempo especial lleno de promesas y compromisos que nos envía a anunciar los valores del Reino.

Al recorrer los días litúrgicos-celebrativos de este tiempo, se suceden ante nosotros la memoria de acontecimientos significativos: mes del comienzo de la evangelización en América; mes de Nuestra Señora del Rosario, Celebración de los Ángeles Custodios y sobre todo grandes creyentes que en su paso por este mundo han dejado una huella testimonial en la historia: Teresita de Lisieux, Teresa de Ávila, Francisco de Borja, Julio María Matovelle, Francisca de las Llagas, Juan Lionardi, Daniel Comboni, Antonio Cavanis, Serafín de Montegranario, Margarita María Alacoque, Ignacio de Antioquía, Pablo de la Cruz, Pedro de Alcántara, Laura Montoya, Antonio María Claret, Apóstoles Simón y Judas… y sobre todo nuestro querido hermano menor, Francisco de Asís, quien fue el creador del movimiento y de la familia franciscana, de la cual hoy formamos parte.

Hoy, al celebrar la fiesta grande de Francisco de Asís, precedida por la cálida novena en la mayoría de nuestras fraternidades y junto al pueblo, al que nos debemos y con quienes convivimos, surge desde dentro la voz del propio Francisco que nos llama y nos impulsa hoy más que nunca a vivir sus valores de humanidad y fraternidad en clima de fe.

Nuestro hermano Francisco de Asís nos hace misioneros, enviados a ser hermanos universales de toda persona y de toda criatura. Nos invita hoy a amar y seguir a Jesucristo. A vivir la fraternidad mediante la acogida familiar y cercana a todos. A defender la vida en todas sus manifestaciones. A anunciar la paz y la no violencia con nuestras palabras, pero sobre todo con nuestro obrar.

Francisco es el hermano universal hecho relación y armonía con todo lo que existe. Es el ser humano y cristiano que anuncia con su vida que es posible pasar por esta vida de otra manera de la que el mundo nos presenta: ligeros de equipaje, comprometidos y felices siendo menores y hermanos de verdad ante toda persona con la que nos encontremos en el camino.

Este es un día no sólo para recordar a San Francisco en la liturgia,  en la misa, y en la mesa. Es sobre todo un día y un tiempo para adentrarnos en los verdaderos ideales y valores que transmitió Francisco, haciendo todo lo posible por revivirlos, asumiendo su estilo de vida en las nuevas y cambiantes realidades que nos toca vivir hoy.

Queridos hermanos, que Francisco de Asís nos permita, con ocasión de su fiesta reunirnos para compartir amplios momentos de oración personal y comunitaria, largos espacios de contacto y cercanía con las personas más sencillas del medio donde vivimos y momentos de encuentro gratuito con los hermanos de la fraternidad con quienes compartimos los gozos y las fatigas de cada día.

Que la celebración de la eucaristía y el ágape fraterno en cada una de nuestras presencias, sea vivido con pasión franciscana, es decir con todo nuestro ser y entrega, como en su tiempo lo hizo el mismo Francisco.

Fraternalmente,

 

Hno. Adalberto Jiménez, OFMCap

Ministro Viceprovincial

Visitas:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador