Crónica del funeral por el Hno. Ignacio Rueda

Guayaquil, Sagrada Familia, 16 de febrero del 2016

La fraternidad capuchina de la Sagrada Familia, en la que vivió muchos años nuestro Hno. Ignacio, quiso ofrecer por él una Misa por su eterno descanso. Previamente se puso una invitación en el rotativo “El universo”, el diario de mayor circulación del país.

Tuvimos la venturosa circunstancia de que estaban con nosotros el Hno. Adalberto Jiménez, Custodio y el Hno. Roque Grández, de la fraternidad de Playas de Villamil. Puntualmente a las 7 de la noche fueron llegando las numerosas amistades que Ignacio dejó en esta ciudad. Comenzando por el que fue Presidente de la República, Dr. Gustavo Noboa, empresarios, antiguos feligreses de Cristo Redentor, integrantes de los grupos juveniles que él animó, cursillistas de cristiandad, etc.

Al inicio de la Eucaristía, presidida por el Hno. Adalberto y concelebrada por los tres sacerdotes de la fraternidad y el P. Roque, éste leyó una breve biografía de Ignacio. Los cantos, muy apropiados a las circunstancias, los animó el párroco, Hno. José Cruz. En la homilía, muy emotiva con fragmentos de poemas de Ignacio, el Hno. Adalberto trasmitió su aprecio y admiración por quien fue su maestro.

El invitó a los asistentes a que expresasen recuerdos de su experiencia de vida y amistad con Ignacio. Y aquí sí que se dio una participación de más de una docena de amigos y amigas de Ignacio que rememoraron anécdotas, escenas, testimonios de su participación en grupo, del momento posconciliar que les tocó vivir con Ignacio. Hubo también una alumna de la Fundación “500”, que agradeció por el empeño que Ignacio tuvo en la promoción y educación de la juventud.

La Eucaristía duró hora y 45 minutos, pero fue tan vivencial y emotiva que captó la atención de todos los presentes, que vivieron con recuerdo emocionado a quien fue su amigo, compañero en el caminar de la fe y hermano capuchino. Fue muy destacado este aspecto último, dejando constancia no sólo de Ignacio sino de otros hermanos capuchinos que vivieron en Guayaquil.

Ignacio vivió 30 años en Guayaquil, aunque tres de ellos los pasó en Playas de Villamil. Ciertamente que son ya 19 años de su regreso a España. Pero su recuerdo queda vivo en tantas personas que compartieron la fe y la amistad con él. Fue persona muy conocida en el ámbito público, pues tuvo programas de radio y televisión, recibió premios literarios y publicó libros.

José Antonio Recalde

 

 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador