SOLEMNIDAD DE MARIA MADRE DEL BUEN PASTOR

PATRONA PARROQUIAL EN PLAYAS

CRONICA

http://www.facebook.com/mariamadredelbuenpastor.playas

Está Ramón con nosotros en unos días de descanso. Nuestro hermano tiene 82 años y se encuentra poderoso. Inició José Antonio las bases y columnas de esta iglesia –gran galpón al que le falta el tumbado de madera-y Ramón, como nos contaba, la concluyó obligando 

¿Por qué esta crónica?

Por recrear la vida de la comunidad parroquial y resaltar los compromisos y el empeño de los distintos actores en la misma y apreciar así nuestro sencillo aporte en beneficio también de la sociedad civil donde estamos insertos formando parte. La belleza de todos nuestros compromisos y de nuestra fiesta nos hace descubrir también las falencias, las omisiones, lo que falta en el empeño cristiano de una comunidad. Pero ver la iglesia, una y otra vez, llena, como respuesta de la gente, es una bendición de Dios para todos, por la que tenemos que dar gracias y alabarle.

Comunidad informada.

Al margen de la fiesta, nuestra comunidad está informada de lo que hemos estado viviendo en los últimos 20 días. Nos referimos primero a la Caminata a la tumba de Alejandro e Inés en Coca, a la que ha participado algún miembro de la comunidad. Se ha participado también en la rifa. Por dos ocasiones se ha presentado el testimonio y la importancia de nuestros mártires Alejandro e Inés. Se ha vivido con intensidad el XXV aniversario de la muerte martirial de nuestros hermanos misioneros. La OFS, tanto en Playas como en el Morro/Puerto el Morro, están al tanto del cursito del Hno. Kuster sobre Santa Clara los días pasados. Y entre nosotros está ya organizado a nivel de colaboradores en la parroquia el presentar a Santa Clara, modelo de mujer decidida, emprendedora, resistente, origen de tantas generosidades como respuesta a Jesucristo en la historia de la Iglesia. Hay detrás una vida que dura 800 años. Pero en Playas hemos estado centrados en la vida parroquial y sobre todo en la fiesta patronal.

Del 19 al 29. El programa de la novena. Comenzó por la calle con el Pregón de fiesta (día 19) y terminó en la calle con la solemne Procesión (día 29), acompañados siempre con representación de los diferentes recintos que se unen al acontecimiento parroquial del que forman parte. ¿Y la capacidad convocatoria? La misma gente, digamos sobre todo de aquellos –laicos-

Juan XXIII), las ministras de la Comunión, grupo juvenil. Y hay que añadir las diferentes Comisiones participativas, responsables, emprendedoras, como la de Deportes, la de Logística y la Litúrgica.

Así fue posible que quedase integrado el deporte en la novena, en nuestra actividad parroquial. Todas las noches se jugaba en la cancha interna el campeonato barrial de futbot –futbito-, terminándolo el viernes, 28; y el día de la fiesta de mañana la Marathon por las calles de la ciudad. Los tres mejor clasificados fueron galardonados al final de la misa de clausura. La víspera, sábado, después de la Eucaristía, fue una verdadera fiesta popular. Hubo desfile de candidatas para reina parroquial. Participaron 9, y de ellas se eligió la Reina con una responsabilidad de trabajo por el bien de la Parroquia. La noche estuvo adornada por bailes de grupos selectos. Eran las 12 de la noche cuando se realizó la quema de los fuegos artificiales, donados por el Municipio, coronados con la quema del Castillo. Muy tarde se fue a dormir.

Las dos partes: mañana y tarde.

Y la novena tenía dos partes, la primera por la mañana y la segunda por la tarde. Había días en que se invitaba a escuelas a participar en un acto religioso en la iglesia. Por ejemplo las escuelas “Ciudad de Playas”, “Jaime Peña”, “Simón Bolívar”, “Origen del Saber”, “Pulibio Jaramillo Saa”, “Luis Tinoco”. Son momentos de gran oportunidad: con­versar con los niños en edad escolar sobre María, la Parroquia. La oportunidad está ahí. No es fácil saberlo hacer. Y el viernes por la mañana fue entrañable. A la invitación a ancianos y enfermos de participar y de recibir la unción –llegado el caso-fue respondido admirablemente. Se realizó la unción de enfermos con solemnidad y provecho.

 El momento de la noche. La Eucaristía. El tema del laico.

Todos los días, de noche, como decimos, la novena: la eucaristía. Le precedía el rezo del rosario, que estuvo muy bien rezado. Y mientras, la gente iba llegando. En la Eucaristía entregábamos cada día la responsabilidad a un laico/a para que nos compartiera algunos pensamientos sobre algún tema significativo. Fueron los siguientes, unos por la mañana, otros por la tarde:

-La fe, don y gracia, Carlos Suárez

-María y la juventud, Adrián Pincay

-María, anima nuestra fe, Jorge Yagual

-María, mujer llena de esperanza, Diana Lindao y Ninfa Ramírez

-María nos lleva al Padre, Sor Marta (religiosa)

-Siguiendo los pasos de María, representante de la iglesia de la Merced

-El laico y su misión en la Iglesia, Lucy Laverdy

-María, mujer de fe, Germania Escalante

-El laico, testigo de la fe, Julio Martínez

-María y las virtudes, Nayda Criollo

-María y la Eucaristía, Fernando Cruz y Ninfa Ramírez

-Catequista, guía de la fe, Jonathan Lucas

-La caridad en el servicio, Sor Carmen Rosa

-María, intercede por nosotros, Adán Laurido

-La familia en la Iglesia, Nancy Cruz

Concluyendo.

Salió hermosa la fiesta. La comunidad pudo quedarse – se quedó-satisfecha. Todos nos quedamos satisfechos. Esta noche nuestro Párroco se reunirá con “todos los corresponsables” para reflexionar y evaluar lo realizado. Necesario. Y cada uno sentirá su aporte, tan importante, por grande o pequeño que haya sido. No deja uno de olvidarse del Concilio, ni de Aparecida. ¿La parroquia? Comunidad de comunidades. La fe, de vivirla, se vive en grupo, compartiendo la gracia, los dones de Dios. Y tenemos grupos y cada uno ahí alimenta su fe. Es necesario que existan y vivan intensamente la propia espiritualidad. La Iglesia, sacramento de salvación.

Nuestra fiesta parroquial ha tenido mucho de esto. Los otros, los que están al margen, ni vienen, al vernos pasar pueden pensar “mira cómo se lo pasan…”, “son felices…”, y “no toman…”, “sí… me he estado olvidando de Dios…”, “me gustaría ser feliz… como ellos…”

Una estatuilla para devotos.

Lucho Carrillo, nuestro párroco, ha mandado confeccionar la imagencita de la Divina Pastora en yeso. En cualquier anaquel puede quedar ocupando con dignidad su sitio, también en una mesa de escritorio, cerca de nuestra mirada y del corazón, para dirigirle con cariño y en cualquier momento un piropo, una oración. La pueden contemplar aquí y también la pueden solicitar y hacer al pedido a su celular. No son tantos los ejemplares. Igual se ve obligado a solicitar una segunda edición. Por la paciencia tenida si han llegado hasta aquí, les saluda.

Roque Grández

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador