Retiro Vocacional Capuchino

“SEÑOR, ¿QUÉ QUIERES QUE HAGA?”

Nanegal (Quito) del 2 al 4 de Noviembre 2012

CRÓNICA

 

“Oh alto y glorioso Dios ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, oh Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento”

Con estas mismas palabras de San Francisco de Asís ante el crucifijo de San Damián, en una actitud de búsqueda y de escucha a Dios, doce jóvenes escogidos por el Señor: Jacinto, Leodán, Jackson, Fanny, Gema, Jonathan, Alfredo, Miguel, Jordan, Rodolfo, Dennis y Elías, de diversas partes del Ecuador (Portoviejo, Chone, Milagros, Pifo, San Miguel de Bolívar, Guayaquil, Colimes y Macas), participaron de este RETIRO VOCACIONAL CAPUCHINO, que se realizó en la parroquia “Madre del Buen Pastor” de Nanegal, al noroccidente de Quito, en donde el P. Freidin Pesántez, párroco del lugar, nos acogió con mucha alegría y disponibilidad. De nuestra parte no podemos más que agradecerle de todo corazón su testimonio, sencillez y fraternidad para con nosotros.

Esta experiencia vocacional tuvo como objetivo ofrecer un espacio de reflexión personal y comunitaria a los jóvenes participantes para que puedan descubrir el llamado de Dios en sus vidas, desde el encuentro con Jesucristo, al estilo de nuestro padre San Francisco de Asís, de modo que puedan encontrar una respuesta a la inquietud vocacional que cada uno de ellos manifiesta. Para lograr nuestro objetivo el lugar nos resultó muy propicio, sobre todo por el silencio que brindaba, además de la oración individual y comunitaria, el encuentro personal con la propia realidad y con Jesucristo, el diálogo y el acompañamiento, contando también con la disponibilidad de los jóvenes, quienes se mostraron muy centrados a lo que venían. Valoramos en cada uno de ellos la disposición interior, la apertura en el compartir de su realidad personal y familiar, el deseo de encontrar respuestas a sus inquietudes, la participación y la actitud orante.

Los temas que tratamos fueron distribuidos en cinco momentos: mirando, primeramente, la realidad personal de cada joven; el encuentro con Jesucristo; el encuentro de Francisco de Asís con el Cristo de San Damián; la reconciliación con la propia realidad  personal; y, finalmente, la propuesta vocacional, marcando así la experiencia de Dios en la vida del joven. Vale resaltar que previo a cada momento comenzábamos con la invocación al Espíritu Santo, dador del don de Dios.

De nuestra parte, nos quedamos con la certeza de que el Pobrecillo de Asís ha iluminado este encuentro desde la experiencia suya ante el Crucifijo de San Damián, en donde Jesús se convierte en el protagonista de su búsqueda. De igual manera, cada joven pudo decirle al Señor, así como Francisco: ¿Qué quieres que haga?, y disponerse a escucharlo y a encontrarse con Él.

Se concluyó el retiro con la evaluación comunitaria del encuentro y con la propuesta vocacional concreta, en torno al proceso de discernimiento en varias experiencias vocacionales que se realizarán a lo largo de este año de trabajo, proporcionando a los jóvenes los espacios adecuados para discernir el llamado que Dios les hace.

Después del almuerzo, en un ambiente festivo y de agradecimiento, se dio por terminada esta experiencia vocacional. Que como San Francisco de Asís podamos escuchar la llamada de Dios que nos invita a dejarlo todo por seguirle y arriesgarnos a vivir  la aventura del Evangelio para ser fermento en medio de la masa.

“Señor, ¿qué quieres que haga?... ¡Francisco, repara mi iglesia!”

Hna. Martha Mendoza

(Terciaria Capuchina)

FOTOS

 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador