"Me Decidi, y Quise Conocerlos"

Hola amigo lectores

Soy Cristian, un joven inquieto por conocer a Jesús.

Un cierto día llegaron a mi colegio unos hermanos capuchinos y hablaron de Dios y de San Francisco, yo me decía: ¿éstos son locos o algo parecido?, pero de pronto presté atención y me impresionó algo que me hacía falta escuchar: “encuéntrale sentido a tu vida con Francisco de Asís”, y tomé la decisión de aventurarme a conocer este estilo de vida fraterno.

Los hermanos capuchinos de Portoviejo, me invitaron a una convivencia, y me costó decidirme, porque antes de ir pensaba: ¿ha de ser aburrida?, pero a pesar de las preguntas poco optimistas que me hacía me fui, y al llegar conocí a otros jóvenes que con el pasar del tiempo nos hemos hecho amigos y hermanos porque con algunos compartimos el mismo ideal vocacional.

Recuerdo, que también asistí a un campamento vocacional; allí se nos animó a saber comunicar con sencillez nuestra vida vocacional y familiar. Fue muy interesante, que al terminar este campamento, sentí un vacío en mi corazón que no podía llenarlo con cualquier cosa. Ese vacío (falta de afecto de mis padres) me llevó a emprender un trabajo personal con uno de los hermanos.

Desde que me integré al grupo vocacional Pancho, mi objetivo fue vivir con seriedad y respeto en el grupo. En mi vida noto que he ido dando pasos, que se van llenando esos vacíos, que se me abre un horizonte y un motivo para luchar y seguir en esta vida que es seguir a Cristo Jesús.

El tiempo que llevo en el grupo, la cercanía y acompañamiento de los hermanos capuchinos, me ha ayudado a ponerme en búsqueda de mi vida vocacional y si Dios lo permite quiero ser un capuchino.

Cristian Cevallos (Picoazá – Manabí)

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador