“Debemos dar no sólo lo que tenemos; debemos dar también lo que somos.” 

Hola amigos fui invitada a participar de una experiencia vocacional llamada trabajo solidario en un pueblito llamado Urcutambo al noroccidente de Pichincha. Al ser esta la primera vez que participo en algo así tenía muchas dudas e inquietudes.

Al llegar lo que más me gusto fue el buen recibimiento por parte de las personas que nos tenían preparado un rico almuerzo y sin contar con agua ellos se esforzaron porque nosotros tengamos la suficiente.

Lo más curioso de esta experiencia fue que en el pueblito tenia que hacer frió pero, ¡oh sorpresa!, hacia calor y había mucho polvo y nosotros con casi toda nuestra ropa de invierno, solo imagínense las que pasamos.

El trabajo que realizamos fundamentalmente se trato de la reconstrucción de una iglesia totalmente destruida lijamos las paredes, pintamos, colocamos el techo, pintamos las bancas con la ayuda de los moradores del sector que se portaron muy amables con todos nosotros.

Para mi lo mas gratificante fue cuando se celebro la primera misa en aquella iglesia que hace unos días estaba olvidada y ahora llena de personas felices pidiendo por una misma causa la unión de todos.

El no contar con el agua suficiente como en nuestras casas nos hizo valorar lo que teníamos y a tomar conciencia que tenemos que ayudar a cuidar nuestro mundo. Todas las personas del pueblito aunque en su gran mayoría evangélicos se portaron muy bien nos regalaron agua, comida fueron muy atentos, aprendimos mucho de estas personas humildes que son las que más nos enseñaron.

Bueno esto es todo lo que te puede contar, para más información atrévete a formar parte de estos grandiosos encuentros vocacionales. CHAITO.

Atentamente

Karina Sucozhañay (Cuenca)

 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador