LA VOCACIÓN COMPARTIDA, VIDA EN FRATERNIDAD.

VER FOTOS

Viernes, 13 de febrero de 2015
“Nosotros agradezcamos con alegría la gracia especial de la vocación a la vida religiosa que Dios nos ha concedido.”
Con una gran bienvenida nos recibieron los hermanos de la Curia y los coordinadores del encuentro, a todos los hermanos en formación. Llegamos en la mañana del 13 de febrero de 2015, para celebrar el XXVIII Encuentro de Formandos, con el tema: “Identidad y pertenencia de los hermanos Capuchinos hoy”.
El encuentro empezó a las 11:15 con la Eucaristía, que fue presidida por el Hno. Manuel Jarama, maestro de Posnovicios, quien en su homilía nos animó a vivir con expectativas este encuentro y que el mismo sirva para identificarnos más con esta vida.
Dentro de la Eucaristía, nos encontramos con un signo de acuerdo al tema del encuentro, en el que se veían: el hábito Capuchino, los escritos de San Francisco, las Constituciones de la Orden y la palabra effetá –que se establecía en el evangelio del día– y que nos motivaba a abrirnos para compartir nuestras vidas durante el encuentro. Manifestamos espontáneamente nuestras motivaciones para este encuentro, entre las que se resaltaron: vivir con mucha disponibilidad, ponerle ganas, chispa y pasión a los momentos que se den, y, a animarnos en el proceso vocacional desde la etapa en la que estamos.
Al salir de la eucaristía, nos servimos un delicioso almuerzo, para luego ir al deporte. Así, inició nuestro encuentro. Alrededor de la 15:30, nos dispusimos a escuchar las historias personales de dos de nuestros hermanos en formación: Carlos Mendoza, de la etapa del Postulantado y Gabriel Yamberla, de la etapa del Posnoviciado. Cada uno, desde unas creativas presentaciones, expuso su árbol genealógico. Nos dieron a conocer la familia de dónde venían y compartieron una de sus experiencias pastorales.
En este entorno, se reflexionaba mucho sobre la familia de la que venimos, pero también sobre lo que significa ser parte de esta familia Capuchina. Surgieron varias preguntas y se habló con mucha apertura, conociendo y respetando así la vida del hermano.
Enseguida del compartir, iniciamos otro de los trabajos establecidos para este encuentro, el de organizar y establecer los estatutos para el encuentro de los Formandos. Lo realizamos en dos momentos. Primero se discutió de forma general las interrogantes planteadas. Después de este primer momento de trabajo, fuimos a la oración, dentro de la dinámica escogimos un papel con el nombre de un hermano formando y se nos pidió orar por él, por su realidad, por su historia y por su familia. Luego, rezamos vísperas.
Después de la Merienda, realizamos las tareas de limpieza y, enseguida continuamos trabajando en los estatutos con una metodología diferente, se hizo 4 grupos de trabajo, teniendo al final una conclusión por cada grupo. Este resultado fue puesto en común, los secretarios elaborarían la redacción que acoge todas las ideas propuestas y, más tarde revisada por la coordinación y el Custodio. Terminamos la noche disfrutando de una película.

Sábado, 14 de febrero de 2015
“La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies”.
A las 6:30, el hermano campanero (Teófilo) nos despertaba para iniciar las actividades de este día. Los hermanos Jeysson, Jacinto y Jorge dirigieron la oración de la mañana con textos franciscanos y litúrgicos. Sobre el hábito capuchino reposaban los nombres de todos los hermanos participantes de la Eucaristía. Cada hermano tomó un nombre por el cual elevó una plegaria al Señor. La Santa Misa fue celebrada por el hermano César Medina quien expresó su gratitud por haber sido invitado a participar de este momento fraterno con nosotros los formandos.
A las 8:10, compartimos el desayuno, tuvimos la oportunidad de llamar por teléfono a los hermanos Germán Arteaga (Chillanes) y Rodolfo Arteaga (Guayacán) que hoy cumplieron un año más de vida. Durante el desayuno, llegó el hermano Rodolfo Erburu quien fue recibido con frases emotivas y unos cuantos abrazos. Luego del desayuno, cada hermano formando realizó los oficios que estaban asignados en la distribución de las actividades.
A las 9:00, tratamos el tema de “Historia de los Capuchinos en el Ecuador”. Estos fueron los aportes del hermano Rodolfo Erburu:
  • Todos somos “Custodia”.
  • Cada uno es hijo de la época y de la cultura.
  • Tenemos que vivir los valores propios de nuestra cultura.
  • Todos somos hijos del pasado y padres del futuro.
  • La primera etapa de los Capuchinos en el Ecuador fue entre los años 1873 – 1896 cuando llegaron a nuestro país por pedido de García Moreno.
  • A raíz del terremoto de Ibarra (1868), García Moreno solicitó al papa Pío IX que enviara Capuchinos, entre otras congregaciones religiosas, puesto que los había conocido mientras estuvo en París, Francia. A García Moreno le llamó mucho la atención la forma de predicar y enseñar. Todo esto lo realizó en su afán del progreso intelectual del país, de renovar las costumbres y levantar la moral de los ciudadanos.
  • La Revolución Liberal con Eloy Alfaro fueron los encargados de expulsar a todos los religiosos entre los años 1895 – 1896. En este evento, fueron expulsados los Capuchinos y el obispo Pedro Schumacher a tierras colombianas.
  • No se dejen contagiar por la cultura light; luchen por los ideales capuchinos; los apostolados no han cambiado, son los mismos desde hace cuarenta años.
  • Hay que pasar por muchos túneles para experimentar la espiritualidad.
  • Debemos estar con los pobres porque llevamos una vida aburguesada.
  • Para llevar una vida fraterna hay que tener una suficiente madurez y una opción radical de renuncia de sí mismo y de sacrificio por los hermanos.
  • No nos dejemos llevar por los instintos. El instinto es la base de la donación.
  • Los sentimientos son ciegos y van a lo agradable.
Tuvimos deporte de 14:00 a 15:30, nos acompañó una ligera lluvia. Después, analizamos las encuestas realizadas a las distintas etapas de formación de forma general. Asimismo, hubo un trabajo grupal sobre las preguntas de la carta del hermano ministro general “Identidad y pertenencia capuchina”.
Se realizó el plenario para compartir las respuestas dadas en los grupos. A las 18:10, tuvimos adoración al Santísimo juntamente con las vísperas. A las 19:00, cenamos fraternalmente.
A las 20:30, se llevó a cabo la noche de la alegría. Los hermanos formandos presentaron algunos números artísticos. Contamos con la presencia de las hermanas Terciarias Capuchinas, una hermana Franciscana de la Caridad y una hermana de la comunidad Cavanis. Los hermanos postulantes de primer año fueron acogidos entre los formandos. Se pudo compartir unas cuantas piezas de baile con las hermanas presentes.
A las 22:30, terminó este compartir fraterno y nos fuimos a descansar.

Domingo, 15 de febrero de 2015
Siguiendo el cronograma del Encuentro de Formandos, hoy realizamos el paseo. Nos levantamos predispuestos a vivir un día especial de compartir y vivencia fraterna. A las 6:30 tenemos el desayuno. Seguidamente salimos al rancho “La Delicia” propiedad del Sr. Gonzalo Martínez ubicada en la parroquia de Lloa, al sur de Quito, nos acompañaron en el viaje los Hermanos: Adalberto Jiménez, José Sandoval y Carlos Tubay.
Llegamos aproximadamente a las 8:30 am; nos recibieron cálida y familiarmente el Sr. Gonzalo, su hija Mary y su nieta Nicole. En el mismo instante en que llegamos, transpiramos un ambiente franciscano por la familiar acogida, el contacto con la naturaleza, la adecuación de una capillita – para la celebración de la Eucaristía – muy sencilla, que por un momento nos recordó a la Ermita de San Damián, pequeña y rústica pero muy acogedora.
A las 10:15, iniciamos la Santa Eucaristía presidida por nuestro Custodio, Adalberto Jiménez, y concelebrada por José Sandoval – hermano chileno – quien iba a compartir una charla vivencial en uno de los siguientes días del Encuentro. La comisión de Liturgia empezó invitando a los hermanos para que manifestaran una o varias de las motivaciones que han tenido del carisma franciscano-capuchino y que ha ayudado para optar por este estilo de vida.
Antes de dar paso al compartir de los hermanos –sobre sus motivaciones–, el P. Adalberto en la homilía expresó que la Orden Capuchina es una Reforma, que históricamente siempre ha estado en una constante renovación. El leproso del Evangelio proclamado en la lectura de hoy, nos recuerda como fue la experiencia de Francisco y el nacimiento de la Orden Capuchina, siempre a lado de los marginados y las periferias. En el compartir –al que se unió la familia Martínez– la mayoría de hermanos coincidimos en la experiencia fraterna (acogida, sencillez, humildad, alegría, entre otras) que hemos encontrado con los Frailes Capuchinos.
Luego de la Eucaristía, el Sr. Gonzalo nos lleva a los predios de la finca; encontramos cuevas, pequeñas cascadas y varias piscinas de truchas. Fue un recorrido apasionante. Posteriormente tenemos una gustosa parrillada de la que también participó la familia que nos acoge, y los hermanos de la fraternidad “Nuestra Señora de Guadalupe”.
Finalmente a las 16:45 salimos con destino a la provincia de Bolívar. Después de un largo trayecto, a las 23:00, llegamos a San Miguel de Bolívar, específicamente al Santuario de Lourdes, donde las hermanas Clarisas nos esperaban. Nos reciben con un rico caldo de gallina criolla antes de irnos a descansar.

Lunes, 16 de febrero de 2015
La vida fraterna es una de los pilares importantes dentro de la familia Franciscana, la buena acogida, la cercanía y la vida en simplicidad, fue lo que pudimos compartir con las hermanas Clarisas, que acompañan el Santuario de la Virgen de Lourdes en el cantón San Miguel de Bolívar. Después de la acogida y del descanso, las Hermanas nos brindaron un delicioso desayuno, les agradecemos pues nos sentimos como en casa.
Entre las motivaciones del día, tenemos el cumpleaños de Carlos Tubay. Nos alegramos con él, y, juntos dimos gracias a Dios por el don de la vida. Le deseamos lo mejor y le animamos a que siga adelante en su proceso y vocación.
Alrededor de las 09:00, con un par de canciones y unas fotografías, nos despedimos de las Hermanas Clarisas para seguir nuestro recorrido hasta el cantón Chillanes, donde pasaríamos el día con la familia de Germán Arteaga, hermano capuchino que sigue acompañando los procesos formativos de algunos de los formandos de nuestra Custodia.
Cerca de las 10:30, llegamos a Chillanes. Germán, junto con su cuñado y su sobrina, nos esperaban para trasladarnos a una finca propiedad de la familia Arteaga Badillo. Al llegar, nos recibieron con gran alegría, se sentía un ambiente familiar agradable.
Pasamos un día muy ameno, desde que llegamos se hizo presente la gran acogida y el aprecio de esta familia a la comunidad de Hermanos Capuchinos. Ellos tenían previsto matar a un chanchito para compartir el almuerzo del día. Los dueños de casa, cogieron a la víctima y, con la colaboración de algunos de los hermanos formandos sacrificaron al puerquito.
Luego del sacrificio, nos invitaron a degustar algunas comidas y bebidas tradicionales del lugar, como: tamales, ceviche de pollo, caldo de gallina y no podía faltar el tradicional pájaro azul.
Aproximadamente a las 16:30, luego del deporte, de ayudar en la cocina y de bailar, nos preparamos para celebrar la eucaristía campal, en un ambiente de familia. La eucaristía fue presidida por Germán y concelebrada por los sacerdotes José Sandoval y Adalberto Jiménez, quienes durante la homilía nos exhortaron a vivir nuestra vida con autenticidad, a valorar la familia que tenemos y la que Dios nos regala.
Dentro de la homilía, Adalberto insistió mucho la unidad de la familia, la alegría de compartir la llegada de un hijo al hogar y como los padres que lo acogen viven para ello. Utilizó el ejemplo del agua y la gasolina para comentarnos como desde nuestra realidad, muchas veces podemos ser solución o catástrofe en un problema familiar.
Adaptando un poco estás palabras a nuestra vida fraterna, nosotros vamos dando una respuesta desde nuestra realidad. Cuando un hermano se une a esta vida, siente la alegría y la acogida de los hermanos en este proceso, pero también desde nuestras debilidades y virtudes podemos ser solución o fuego alimentador de los problemas fraternos. Nos exhortó a reflexionar en qué lugar nos ubicamos.
Vale resaltar unas palabras dicha por Germán: “el mejor regalo que le podemos dar a Dios y la familia consanguínea es ser perseverante en la vida capuchina que optamos, él nos hace hoy parte de esta nueva y gran familia”.
Terminada la eucaristía, siendo las 18:00, nos preparamos para degustar de la rica fritada de chancho y de un delicioso caldo de gallina. En la mesa y sobremesa, pudimos reírnos y compartir algunas de la anécdotas vividas durante el viaje y la vida del proceso de cada uno.
Sabemos que por tradición en Bolívar, el carnaval es una de las fiestas más importantes, y era algo ilógico que al estar por allá, no se lo celebrara. Llegando las 19:00, se prendió la fiesta, y con algo de baile, agua y risas celebramos la vida en fraternidad.
A las 21:30, regresamos a Chillanes, para descansar y al día siguiente, a las 4:00, regresar a Quito y retomar el ritmo del encuentro.

Martes, 17 de febrero de 2015
"Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes".
Nuestra jornada empezó desde la madrugada antes de recibir los primeros rayos del hermano sol. Nos levantamos a 3:15 y a las 3:30 desayunamos tamales y café. El desayuno nos fue brindado por la familia Solís Arteaga, familiares del hermano Germán Arteaga, quienes nos acogieron en su casa y nos brindaron hospedaje para pasar la noche, luego de haber celebrado en familia el carnaval y la fraternidad.
A las 4:00, emprendimos el viaje de regreso a Quito desde Chillanes, provincia de Bolívar. En el viaje, tuvimos el agrado de pasar por la vía que deja ver al majestuoso taita Chimborazo, el rey de los Andes. Algunos hermanos pudimos tomarnos fotos, acompañados de este coloso dormido desde tiempos inmemoriales.
A las 10:00, todos estábamos en Quito en la Curia y, siguiendo el cronograma de actividades, fuimos los hermanos formandos a compartir la media mañana con los niños y niñas del “Hogar Suizo” dirigido por las hermanas Franciscanas de María Inmaculada. Realizamos varios juegos con los niños y niñas. Algunos hermanos ayudaron a cocinar el almuerzo para estos pequeños del Señor. Asimismo, se pudo compartir el almuerzo y disfrutar un día más de carnaval con unas cuantas bañadas de agua entre los hermanos y los miembros del mencionado Hogar. A las 13:30 regresamos a la casa de la Curia. De 14:00 a 15:00, tuvimos descanso.
A las 15:00, recibimos una charla dirigida por el hermano José Sandoval con el tema “La vida religiosa consagrada”. El tema estuvo basado en las ideas del mensaje de la CLAR (Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos) escrito por la hermana Mercedes Casas Sánchez. El mensaje se titula “La Vida Religiosa que yo amo”. A continuación, estas son las ideas que expresó el hermano José refiriéndose a la pregunta: ¿Cómo vives tu vida consagrada en Ecuador?:
Siempre tuve deseos de ir a un lugar de misión.
Amo la vida consagrada porque me ha dado mucho, porque me desafía a poner mi grano de arena.
Dos elementos que me han ayudado en mi vida consagrada: La vida fraterna (la confianza en los hermanos) y tener un hermano de confianza con el cual dialogar, confesarme y compartir las trivialidades de la vida.
Desde que llegué al Ecuador recibí una gran acogida. Recibí un plus para donarme más. Dios me ha dado un carácter favorable para la relación fraterna.
El tener un hermano de confianza no supone la exclusión del otro. El tener un hermano de confianza debe estar acompañado de la oración y la vida litúrgica.
No deben quitarse las fraternidades de aquellos lugares menos privilegiados.
La vida de inserción, la vida campesina y la vida indígena son lugares propios para la vida de los frailes.
A las 17:05, tuvimos una videollamada de los hermanos novicios de Tabio, Colombia. Nos compartieron su experiencia de formación en el noviciado. Algunos hermanos formandos les hicieron unas cuantas preguntas que fueron respondidas con mucha sencillez y desde la experiencia personal de los hermanos novicios.
A las 18:00, escuchamos el compartir sobre la familia del hermano Teófilo Córdova quien nos dijo que descubrió su vocación a raíz de una fuerte crisis en todos los niveles que sufrió él y su familia tras la muerte de su madre.
A las 19:00, celebramos la Eucaristía, los hermanos Ángel, Teófilo y Jorge dirigieron el acto penitencial, invitaron a los participantes a expresar sus peticiones de perdón y de acción de gracias por la misericordia que Dios nos tiene. El celebrante fue el hermano José Sandoval. A las 20:00, cenamos fraternalmente.
A las 21:00, el hermano Jorge Pilligua (postulante de primer año) nos compartió su historia familiar y vocacional. Este compartir estuvo acompañado de lágrimas por parte del hermano Jorge quien no tuvo miedo en compartir su vida a los hermanos formandos. Al final del compartir, los hermanos expresaron sinceramente al hermano Jorge su acción de gracias por la confianza demostrada al compartir su vida. Asimismo, todos abrazaron al hermano Jorge como signo de apoyo y aceptación por el tesoro de la vida compartido con la fraternidad de los formandos.
Con mucha alegría, a las 22:00, todos nos fuimos a descansar.

Miércoles, 18 de febrero de 2015
Nuestro día comenzó a las 7:00 con la oración del día, esta oración estuvo dirigida por los hermanos Emilio y Leandro, quienes luego del canto nos introdujeron a empezar la cuaresma con el salmo 50, que nos muestra en toda su perspectiva la gran misericordia de Dios.
Luego de un momento de silencio, nos motivaron a sacar las actitudes que el evangelio nos muestra para vivir este tiempo privilegiado para la penitencia. Después de la reflexión del evangelio, nos motivaron a coger uno de los papelitos del signo, en el que se encontraba el nombre de un hermano, al que tendríamos que tener en oración durante el día y en el que teníamos que escribir una frase vocacional que nos ha animado durante nuestro proceso pero que también le sirva para el hermano. Terminada la oración del día pasamos al desayuno.
Siendo la 09:00, retomamos la exposición de nuestras vidas mediante las diapositivas que contenían el árbol genealógico, el compartir de la vida fraterna y la pastoral. Ángel Cuenca, Posnovicio, inició con la presentación de su familia, ahondó en algunas anécdotas significativas. Enfatizó cuál era el sentido de su vida antes de entrar a la Orden. Decidió conocer y vivir la vida fraterna de hermanos, esto lo llevó a dar respuesta a la llamada que Dios le hacía, y que hoy comparte junto con nosotros.
A las 10: 00 compartió nuestro hermano Andrés Otero, postulante de segundo año, su realidad familiar, personal, vocacional y misionera. Resaltó que gracias a su familia es la persona que es hoy. La espiritualidad que la mamá y la abuela materna le enseñaban es la que dio inicio a lo que busca hoy. También le llamo la atención la muerte de Francisco. Hizo la analogía entre la muerte de Francisco y la muerte del abuelo. Ambos murieron cantando y alabando al Señor.
A las 10:38 tomamos un pequeño descanso, para retomar la exposición de la vida de los hermanos Jonathan Chávez, Postulante de segundo año, y Emilio Loaiza, posnovicio. Eran la 11:00, cuando Emilio nos compartió parte de su proceso vocacional, la confianza que él tiene al AMOR, le ha llevado a superar muchas cosas en su vida, situaciones de dolor en la familia y en el proceso de formación en la Orden. Su experiencia motivó mucho a varios de los hermanos a que siguen trabajando su parte personal.
Aproximadamente a la 11: 50, Jonathan expuso su vida entre risas y palabras muy profundas, se destaca la apertura del hermano y la motivación que tuvo para contar y compartir sus vivencias. Se rescata el proceso personal que viene realizando y el acompañamiento que tiene a nivel humano y vocacional. Los hermanos formandos le y nos animamos a seguir trabajando en el proceso formativo tanto humano como espiritual. Al final, después del compartir de la vida de Jonathan, nos dimos un fuerte abrazo entre todos, como gesto de apoyo y de comunión para con la vida del hermano.
Prontamente pasamos al almuerzo. Hicimos la limpieza y, luego, nos dispusimos para hacer algo de deporte, una tarde amena. A las 16:30 comenzamos con la evaluación del encuentro, resaltando los aspectos positivos y las sugerencias que serían tomadas en cuenta para el próximo encuentro.
A las 18:00, se entregó la revista Ñucanchick por parte del coordinador de la revista, hermano Leandro Delgado, motivando a los hermanos a escribir y conservar esta tradición de los formandos. Siguiendo la secuencia del encuentro también se entregó el informe económico donde revela los gastos del encuentro. Inmediatamente, se hizo la elección correspondiente para el siguiente encuentro quedando electa la nueva directiva.
El encuentro fue clausurado con la eucaristía de acción de gracias por lo vivido. Como signo de iniciar la cuaresma, en este día –miércoles de ceniza–, se pidió a los hermanos participantes que devolvieran el papel que contiene el nombre y la frase de animación vocacional, intercambiando el gesto de abrazo y el signo de la cruz mediante la ceniza.
Al finalizar la eucaristía, se agradeció a la fraternidad que nos acogió, la Curia. A los hermanos que nos ayudaron con las charlas, y a cada uno de los formandos por abrir sus vidas, confiando a los hermanos formandos su propio tesoro. También, se entregaron los presentes, por una parte a los hermanos que continuarán participando en los próximos encuentros de formandos, y por otra, a los hermanos que nos acompañaron en su último encuentro previo a la profesión perpetua. Después de la cena, los hermanos formandos vuelven a sus respectivas fraternidades.
Gracias hermanos por la disponibilidad y les animamos a continuar en este proceso de formación.
 
Atentamente,
Jorge Luis Pilligua Delgado
Ángel Eulogio Cuenca Maza
Carlos Antonio Mendoza Vera
 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador