"¡Si en este día comprendieras tú lo que puede conducirte a la paz!”. Lc. 19, 41 – 44.

Paz y bien, Hermanos Menores Capuchinos del Ecuador.
Reciban saludos fraternos de la Fraternidad San Francisco de Portoviejo.

Hoy, por gracia de Dios, hemos ingresado oficialmente al Primer y Segundo año de Postulantado, respectivamente. A continuación, les detallo cómo se llevó a cabo esta celebración que marca el inicio de nuestro proceso de búsqueda de la voluntad del Señor al estilo de nuestro padre San Francisco.
Todo comenzó el día 19/11/2014 con la llegada a las 15:30 de nuestro hermano Provincial Benjamín Echeverría acompañado del hermano Jesús González (secretario Provincial) y el hermano Juan Jima, a los cuales los recibimos con mucha alegría. Después de saludarles y dirigirlos a sus respectivas habitaciones, fuimos a ensayar los cantos para la misa de ingreso. Por la noche, después de la misa, compartimos la cena con toda la fraternidad y los familiares del hermano Miguel Peñafiel. Terminada la cena, procedimos a arreglar las bancas de la iglesia para la celebración de ingreso y también el salón donde compartiríamos el almuerzo.
Al día siguiente, 20/11/2014, empezamos nuestra jornada desde las seis de la mañana con la oración personal y el rezo de laudes dirigido por el hermano Jimmy Celi. Pasamos al desayuno y aquí lo compartimos con los familiares del hermano Carlos Mendoza y en la sobremesa, el hermano Benjamín y el hermano Jesús nos compartieron algunas de sus experiencias vividas en España. Una vez que se concluyó el aseo de la cocina del comedor, fuimos a ensayar por última vez los cantos para la Eucaristía. A las diez de la mañana llegaron los familiares de los hermanos Jeysson Bone y Jacinto Zambrano y así, sucesivamente, los de los demás hermanos.
A las once de la mañana, al son de los cantos franciscanos, iniciamos la celebración eucarística presidida por el hermano Benjamín y concelebrada por los demás hermanos. En la homilía, el hermano Benjamín tomó como punto de partida la frase “… porque no aprovechaste la oportunidad que Dios te daba", pero desde su lado positivo. Nos dijo que viéramos en el ingreso al Postulantado la oportunidad que Dios nos regala para descubrir el plan que tiene para nosotros, pues en toda vocación, lo que Dios quieres es que todos seamos felices.
Habiendo escuchado esta sencilla pero muy enriquecedora homilía, los hermanos de segundo año solicitaron a nuestro Ministro Provincial el ingreso al segundo año de Postulantado con la respectiva fórmula de solicitud. Como signo de aceptación, ellos recibieron los escritos de San Francisco.
De la misma manera, los hermanos de primer año, solicitamos el ingreso y recibimos como signo la tau. Se pudo ver que algunas madres dejaron rodar unas cuantas lágrimas de emoción al ver que sus hijos inician un proceso de búsqueda con el Señor. Como iglesia redimida del Señor, comulgamos el cuerpo del Señor mientras el cántico de las criaturas se dejaba escuchar por medio de las voces de los hermanos postulantes.
Recibida la bendición final, cantamos a María, nuestra Señora de los ángeles y nos tomamos las fotos para el recuerdo del inicio de este camino de rosas y espinas que, con la perseverancia y la gracia de Dios, se podrá recorrer y alcanzar la meta final.
De la misa, pasamos a la mesa a compartir el almuerzo como una sola familia en el Señor. La alegría de esta celebración se reflejaba en los rostros alegres de los familiares e invitados, entre ellos, algunas religiosas: las hermanas Siervas del hogar de la Madre y una hermana de la congregación de San José Benito Cottollengo.
Este ha sido el recorrido de este día. Solo nos resta decir y pedir que no nos olviden en sus oraciones, pues todos los hermanos postulantes deseamos, con el favor de Dios, abrazar la vida capuchina. Que San Francisco y nuestra Madre del Cielo nos bendiga siempre a todos. Hasta pronto, hermanos capuchinos.

Hno. Jorge Pilligua Delgado.
Postulante de primer año.
 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador