“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará”
 
¡Paz y bien, hermanos en Cristo!
A continuación les detallamos los acontecimientos vividos en los primeros quince días del mes de septiembre con los hermanos de la fraternidad de Portoviejo.
Todos llegamos el día 01 de septiembre entre la mañana y la tarde. Fuimos recibidos con mucha alegría y palabras de ánimo. Los participantes de esta experiencia son: Jacinto Zambrano (Chone), Saúl Aguilar (Cuenca), Jeysson Bone (Playas) y Jorge Pilligua (Manta). La experiencia fue dirigida por el hermano Fernando Ortega, responsable de la Pastoral Vocacional de los Capuchinos a nivel del Ecuador.
Fueron días en los que compartimos la alegría y el don de ser hermanos en búsqueda de la voluntad de Dios, compartiendo los oficios de la casa, la oración y la Eucaristía con el pueblo. Durante estas dos semanas recibimos formación con los siguientes temas: Oración y contemplación; Vida fraterna; y, Misión y apostolado. Además, en la ciudad de Quito compartimos el tema sobre la Iniciación en el proceso formativo con la hermana Eulalia Ruiz, Franciscana Misionera de la Inmaculada.
El domingo 07 de septiembre, aprovechando nuestra estadía en Quito, nos fuimos de paseo a la laguna del Quilotoa (cantón Pujilí, provincia de Cotopaxi). Este paseo fraterno lo compartimos con los hermanos postulantes de segundo año y con el hermano Roberto Vargas, maestro del Postulantado. En este día, por la noche, se nos unió nuestro hermano Jendri Tituaña (Quito) con el cual regresamos a seguir nuestra última semana de discernimiento. Lastimosamente nuestro hermano Jendri tuvo que abandonar el proceso por situaciones familiares. Sin embargo, nuestra oración y apoyo moral están con él. Que sea lo que Dios quiera.
De regreso a Portoviejo, tuvimos la oportunidad de compartir dos días con los jóvenes de la fundación “Jesús amigo”, con los cuales reflexionamos la Palabra de Dios, hicimos deporte, ayudamos en la cocina y también celebramos la Eucaristía. Nos dimos cuenta que son jóvenes que aún conservan el deseo de cambiar y de reintegrarse a la sociedad. Todos ellos estuvieron muy contentos con nuestra presencia y apoyo.
El día sábado 13 de septiembre, tuvimos todo un día de desierto espiritual en una finca de las hermanas Siervas del Hogar de la Madre en el cantón Chone. Nuestra reflexión se fundamentó sobre todo en lo que ha significado este año de discernimiento vocacional. El hermano Fernando nos iluminó con algunas citas bíblicas para vivir este día decisivo en nuestro proceso vocacional.
En ese mismo día de desierto, nuestro querido hermano Fernando dialogó con cada uno de nosotros para animarnos, corregirnos fraternalmente y para saber de nuestra decisión. Terminado el desierto, evaluamos toda la experiencia y dimos nuestras sugerencias para la Pastoral Vocacional. Ese mismo día, por la noche compartimos con la familia del hermano Jacinto Zambrano la merienda y una Eucaristía fraterna con nuestros hermanos Postulantes de segundo año y el hermano Roberto.
El día domingo 14 de septiembre (fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz), nos fuimos de paseo a la playa, desde San José de Montecristi hasta San Lorenzo de Manta, después de una larga búsqueda. Pasando por esta ruta, pudimos conocer el recinto Pile de Montecristi, lugar donde mis abuelos, a los cuales saludamos brevemente. Por la noche del domingo, el hermano Fernando celebró su primera misa en la iglesia y con el pueblo, donde nos presentó a la comunidad y nos entregó el Cristo de San Damián como signo de acompañamiento en el camino que hemos emprendido.
Mis queridos Hermanos Capuchinos con los cuales hemos iniciado este camino de fraternidad al estilo del pobrecillo Francisco, sólo nos basta decirles que recen por nosotros, que nos tengan presentes en la oración comunitaria y personal para que en algún momento de este camino podamos también consagrarnos definitivamente al Señor y juntos nos sumemos a la misión de la Iglesia. Que María santísima, nuestra Señora del cielo, reina de los apóstoles, nos acompañe a todos hacia el encuentro con nuestro buen amigo Jesús.
Paz y bien, hermanos. Hasta pronto.
 
Hermano Jorge Pilligua
Aspirante capuchino.

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador