“Pasó haciendo el bien…” (Hch 10,38)

Crónica

Los HERMANOS MENORES CAPUCHINOS durante los días de semana santa, del 11 al 20 de abril del presente año, hemos tenido la gracia de vivir la Misión Vocacional de Pascua,  en la zona misionera capuchina del Aguarico, tanto por la vía Auca como por la ribera del río Napo, profundizando en el misterio de Cristo,  que pasó haciendo el bien y se entrega gratuitamente por nosotros.
Hemos participado un grupo de veintiún hermanos misioneros, entre postnovicios y prenovicios capuchinos, los jóvenes con inquietud por seguir a Cristo y el maestro de nuestro postulantado capuchino, el hermano Roberto Vargas. Estos son los lugares en donde compartimos nuestra misión y quienes participamos:
POR LA RIBERA DEL NAPO:
Pañacocha: Jairo Saá (prenovicio)
Huiririma y Pto. Quinche: Carlos Tubay (postnovicio)
Tiputini y Pandochicta: René Llanquihuen (postnovicio) – Reisel Hernández (Las Tunas, Cubá)
Llanchama: Manuel Feijoo (postnovicio) – Elieser Rivas (Chone, Manabí)
POR LA VÍA AUCA:
Taracoa: Roberto Vargas (maestro de postulantes)
Palanda: Saúl Aguilar (Nabón, Azuay)
El Carmen: Jeysson Bone (Villamil Playas, Guayas)
Dayuma: Fernando Ortega (un servidor)
Azuay: Ronald León (Machala, El Oro)
Conga: Luis Quezada (Santa Isabel, Azuay)
Rodrigo Borja y Santa Rosa: Carlos Vinueza (Cuenca, Azuay)
Ocho de Abril y Los Reyes: Didio Guevara (postnovicio) – Jacinto Zambrano (Chone, Manabí)
Unidos Venceremos: Jorge Pilligua (Manta, Manabí)
Fortaleza: Paúl Jaramillo (postnovicio)
Andina: Leandro Delgado (postnovicio) – Andy Velásquez (Chimbo, Bolívar)
San Francisco: Fabricio Fuentes  (prenovicio)
Cristalino: Saúl Cadena (postnovicio)
 
Como en otras ocasiones, hemos empezado nuestro encuentro vocacional con una previa preparación para vivir estos días de gracia. El día de llegada fue el viernes 11 de abril. Reunidos en la casa del Postnoviciado en Quito sur, compartimos un día de diálogo fraterno para expresar inquietudes y expectativas que cada uno traía y para ahondar sobre el misterio pascual de Cristo.
Ese mismo día por la noche viajó la cuadrilla misionera hacia la ciudad del Coca (Francisco de Orellana), dispuestos a vivir esta aventura del Evangelio con sus exigencias, dificultades, lejanías, carencias, expectativas y demás ingredientes que te pone Dios en el camino y te muestra a través de sus signos sutiles y significativos.
Ya para el Domingo de Ramos, cada grupo misionero estaba en su lugar correspondiente compartiendo con la gente sencilla esta jubilosa celebración con la que se inicia la semana mayor. Para los días siguientes se ha programado las visitas a las casas y las reuniones con los niños, jóvenes y adultos como algo fundamental para la misión y para compartir la fe.
El Triduo Pascual lo vivimos con esa intensidad que sólo el Espíritu puede inspirar en nosotros. Desde la cena del Señor, el lavatorio de los pies, el compartir comunitario, el vía crucis viviente, la espera gozosa junto a María y la resurrección en la noche de Vigilia Pascual. Momentos de vida y de fe que nos ayudaron a descubrir lo que Dios nos está pidiendo en este nuevo tiempo litúrgico que comienza. Seguirle a Él cueste lo que cueste, porque Él me llama…
Los misioneros de la ribera del Napo tienen su propia experiencia de inserción entre los indígenas naporunas (gente del río Napo) y los colonos de aquel sector. Sencillez, cercanía, animales exóticos, chicha brindada desde el corazón, culturas distintas pero hermanas, en fin, experiencias que quedan grabadas en el corazón del hombre que busca a Dios.
Los de la vía Auca terminamos estos días de misión con una solemne Vigilia Pascual en Dayuma (Km.40) con los jóvenes de la catequesis de confirmación de todos los sectores, juntándonos un buen grupo de unas casi trescientas personas expectantes, alabando y proclamando que Cristo emerge de la muerte y vive para siempre entre nosotros.
¡Aleluya, ha resucitado!
Un agradecimiento a los hermanos de las Fraternidades de Guayacán, Nuevo Rocafuerte y Coca; al Postnoviciado, al Postulantado, a las familias que nos acogieron y a los jóvenes vocacionados que participaron en esta misión. Dios les ayude a describir lo que les pide y sostenga su decisión. Ánimo y será hasta la próxima…

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador