Bendición de la Capilla y Casa del

Centro de Peregrinación “Alejandro e Inés”

Tiputini, Km 50, Vía Auca

 

VER FOTOS

El lunes 20 de junio de 2016, en el marco del año de la Misericordia, del “Tercer lunes” con todos los misioneros/as del Vicariato de Aguarico y aproximándonos a la Celebración del 29º aniversario de la muerte martirial  de Alejandro e Inés, viajamos en un bus y cuatro carros desde Coca hasta el Helipuerto del Km 50, lugar del último viaje de nuestros insignes misioneros.

Allá nos esperaron algunos vecinos y amigos para peregrinar hasta la nueva capilla, junto a la plataforma del helipuerto, que se ha construido en forma octogonal, con techo de paja y con la mano cariñosa de los carpinteros del Vicariato. Todo nuevo: bancos, sagrario, pedestal, altar, candelabros y lugar de oración para la fraternidad de capuchinos y para quienes visitan este lugar de encuentro contemplativo y de compromiso misionero.

Mons. Jesús Esteban Sádaba, en su primera actividad tras la cirugía sufrida el sábado 11 de junio, nos ha invitado a subir en procesión hasta la Capilla, ha abierto la “puerta de la misericordia” de este centro de peregrinación, presidió la eucaristía solemne y bendijo el interior y el perímetro de esta nueva capilla, así como la nueva casa de la fraternidad. Fue la ocasión propicia para reavivar nuestro compromiso y ardor misionero, la decisión de “ser misericordiosos como el Padre”, acoger a la gente que busca a Dios, promover la vida de la Amazonía en sintonía con Repam y con los sueños de moradores y misioneros para que los “mecheros” dejen paso a la puesta de sol y el rojo encendido del gas deje visibilidad al verde selvático con multitud de tonos.

Seguramente los moradores de Tiputini y de las comunidades de Vía Auca, así como los católicos venidos de las diversas zonas del Vicariato, van a recibir el impulso misionero y la profundidad orante de Alejandro e Inés que traspasa los sentimientos con las profundas opciones de “arriesgar la vida por el Evangelio”, “sin buscar fama y honor”, porque “si no vamos nosotros los matan a ellos”.

Dentro de la Capilla estuvimos 52 personas, y unas veinte más en los alrededores, porque apenas nos separaba una sencilla protección de ventanas y en cambio nos unía la misma fe y compromiso. Dentro de la Casa de la fraternidad caben cuatro hermanos en los sencillos espacios de habitaciones, cocina-comedor y salita común. No hay por dónde perderse y sí hay espacio para encontrarse unos a otros y con los demás; siempre en acogida a los que lleguen y siempre disponibles para vivir “en salida misionera” a las comunidades de la zona, especialmente waoranis, shuar, kichwas, mestizos…

Demos gracias a Dios por este nueva fraternidad de capuchinos y por este nuevo centro de peregrinación “Alejandro e Inés".

JESÚS GARCÍA

 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador