Crónica de despedida

del Padre-Doctor Manuel Amunarriz

A los 5 años de haber regresado nuevamente a la misión de Nuevo Rocafuerte, habiendo estado antes 25 años, nuestro hermano Manuel ha decidido regresar a España, después de mucha entrega y dedicación específicamente en la dirección del Hospital Franklin Tello.

Esta decisión ya la había tomado hace algún tiempo atrás, y era conocido por muchos; por eso con mucha pena, pero con mucha gratitud, un grupo de personas del pueblo de Rocafuerte junto a otras más cercanas a Manuel, se organizaron para realizar una merecida celebración de despedida y agradecimiento por todo los servicios prestados desinteresadamente por nuestro “Padre Doctor” (mención dada por los mismos pobladores de la zona).

Por eso el viernes 28 de noviembre del 2011, se llevó a cabo este acto, empezando a las 10 de la mañana con la Eucaristía celebrada por el mismo Manuel, y concelebrada por José Cruz. La homilía de Manuel estuvo llena de mucho sentimientos de gratitud hacia Dios y hacia todas las personas del cantón; pues él se ha sentido muy acogido y apoyado por la gente, incluso en esos momentos difíciles que tuvo que afrontar en su servicio en el hospital; él mismo literalmente expresó en la homilía:

Yo me he sentido especialmente bien en mi trabajo de la vida, no les puedo ocultar que he gozado mucho en muchas cosas…, pero lo que más admiro y más agradezco es que en mis tareas de médico en el hospital “Franklin Tello” siempre he recibido una especial acogida y respeto de todos ustedes; como sabrán que en las tareas profesional de médico es una mezcla de momentos de gran felicidad y de momentos de tensión muy grande. La persona ante el dolor de las otras personas sobre todo ante el riesgo de la vida se tensiona, sufre y es parte de la tarea profesional médica; en muchos casos Dios nos ha acompañado y hemos tenido resultados muy positivos; en otros momentos muchos más dolorosos, no demasiados frecuentes gracias a Dios, de las cuales, nuestro poder es pequeño, y Dios lleva a sus seres a un camino que nosotros no nos gustaría que tuvieran; en esos momentos yo no he sentido la crítica de ustedes, el juicio duro de ustedes, sino la aceptación, el apoyo y la aprobación del esfuerzo que hemos hecho aunque no hayamos tenido éxito en esos casos; eso es uno de los grandes regalos que puede recibir un médico en su actividad profesional; saber que acierte o no acierte tiene a la familia, al pueblo y al cantón de su lado apoyándole en sus tareas”.

Este aprecio y acogida al padre doctor, también se lo pudo comprobar en la increíble asistencia a este evento, tanto de las personas de Nuevo Rocafuerte como de las comunidades del cantón; la nueva cancha cubierta estaba llena de muchas gente, que de una u otra forma estaban agradecida y a la vez apenada por la partida de este gran hermano que es considerado por el pueblo la mano de Dios. También estuvieron presentes algunas autoridades entre ellos el Alcalde del cantón Profesor Franklin Cox.

Después de la Eucaristía hubo un pequeño acto, donde de muchas maneras, las personas iban manifestando su gesto de cariño y agradecimiento a Manuel, ya sea con algún detalle propio del lugar, o algún número, o aunque sea con una palabra acompañada con un abrazo. Tanto fueron las manifestaciones que terminamos cerca de las 2 de la tarde, con un gran almuerzo también preparada por la gente, que ya antes cada uno había dado algún aporte para que la comida alcanzara para todos.

Fue un acto sencillo, pero a la vez grande por la concurrencia de público parecía que se estaba celebrando alguna fiesta del pueblo; así fue el gesto de gratitud de la población hacia un gran hermano y misionero que deja una marca imborrable en la mente y en corazón de esta sencilla gente de este pedacito de suelo fronterizo del Ecuador.

N. Rocafuerte, 31 de octubre de 2011

Hno. Roberto Vargas

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador