Roma, 13 de febrero de 2012

Prot. N. 00141/12

 

 

 

A todos los hermanos de la Orden

 

Queridos hermanos:

¡El Señor les conceda la paz!

Acercándose nuestro 84° Capítulo General, siento el deber de recordarles que el objetivo primario del mismo Capítulo, además de la elección del Ministro General y de los Definidores Generales, es el de examinar la Propuesta de Revisión de nuestras Constituciones para llegar a su elaboración y aprobación definitiva. De este modo se llevará a término el trabajo que fue iniciado con la moción del 82° Capítulo General (del año 2000), seguido de las indicaciones del 83° Capítulo General (del año 2006).

La Comisión nombrada por el Definitorio General, durante el actual sexenio (2006-2012) ha redactado una primera Propuesta de texto que ya fue enviada a la Orden. En un segundo momento, teniendo en cuenta las indicaciones y las sugerencias llegadas de manera personal o de grupos de hermanos, ha elaborado la segunda Propuesta de texto que será presentada en el Capítulo General.

La Comisión ha realizado su trabajo con diligencia, paciencia, atención y respeto a las actuales Constituciones. Examinando las introducciones a cada capítulo y las notas explicativas podrán comprobar que cada nueva formulación o redacción de un número o parágrafo ha sido ampliamente fundamentada.

El texto concordado por la Comisión está por terminarse de redactar y los traductores trabajan a pleno ritmo para ofrecer pronto a toda la Orden tanto el Texto original (en italiano) como las traducciones y las notas explicativas. Esperamos que todo esté listo para la próxima Pascua. Este material con sus respectivas traducciones será publicado en el Sitio Web de la Curia General y será enviado por correo electrónico a los Superiores Mayores.

Los Ministros Provinciales y Viceprovinciales, y los Delegados de las Provincias y Custodias, por su condición de capitulares, son los primeros llamados a comprometerse en el estudio y la profundización de toda la documentación sobre las Constituciones que pronto tendremos a disposición.

Al estudio de la misma documentación, además, están invitados todos los hermanos de la

Orden. En efecto, las Constituciones, texto inspirativo y legislativo, son la fuente primaria de nuestra formación por eso cada uno de nosotros debe hacer de ellas objeto de lectura, reflexión y oración.

De la lectura personal o comunitaria de la documentación que les será enviada podrán emerger preguntas, sugerencias o consideraciones, pero también propuestas para el Capítulo General, que los hermanos pueden confiar al propio Ministro o al Delegado de la propia circunscripción. De esta manera, toda la Orden tendrá parte activa en el trabajo del Capítulo General.

Los hermanos capitulares no pueden eximirse de prepararse para el Capítulo estudiando y profundizando toda la documentación sobre las Constituciones que pronto será enviada y que estará siempre disponible, en cualquier momento, consultando en el sitio web del Capítulo General.

Queridos hermanos Ministros y Delegados al Capítulo, les invito cordialmente a tomar con sentido de responsabilidad hacia la Orden, esta tarea específica, tanto a nivel personal como comunitario y durante los encuentros de las Conferencias. Es necesario llegar al Capítulo General bien preparados para no improvisar a último momento valoraciones y propuestas. Una atenta preparación, que incluya también el diálogo con los demás hermanos, contribuirá a facilitar este trabajo tan arduo que le toca al Capitulo General.

El estudio, la discusión y la aprobación del texto de las Constituciones, renovadas y enriquecidas, es un momento especial que tenemos como Orden para profundizar nuestro carisma capuchino. Nos preparamos a vivir un momento de gracia y de renovación en el espíritu de nuestra vocación para encarnar, en las modalidades más adecuadas, nuestro carisma en la Iglesia y en el mundo contemporáneo.

Espero vivamente que el Capítulo General haga a la Orden el regalo de un texto de Constituciones que nos ayude a reconquistar un nuevo impulso y vitalidad. Prepararse bien y con empeño es el primer paso para que el resultado sea positivo.

Al concluir esta carta, deseo manifestar mi gratitud a los miembros de la Comisión de las Constituciones, en particular a su presidente fr. Felice Cangelosi, Vicario General de la Orden y a fr. Francesco Polliani, Secretario de la Comisión. Al mismo tiempo quiero recordar a fr. Prudente Nery, apreciado y competente miembro de la comisión, cuya pérdida sufrimos el 19 de junio del 2009 durante su servicio.

A todos los hermanos y a todas las fraternidades les pido que oren para que el Capítulo General sea un momento de verdadera comunión; esta es la única condición para su buen desenlace.

Fraternalmente

 


Fr. Mauro Jöhri

Ministro General OFMCap

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador