Celebración de 50 años de sacerdocio


Muy recordados hermanos.
Un breve relato de nuestra celebración. A las 10,30 nos reunimos en el convento de Extramuros (Pamplona) los hermanos Alberto García, Jesús Iriarte, Alfredo Espinal, Gabriel Larraya, Rodolfo Erburu y Jesús Esteban Sádaba (por orden de edad).
Alfredo, como teólogo, nos hizo una preciosa exposición del sacerdocio sobre la base del SERVICIO, en 20 minutos. Comentamos el contenido de la exposición en los aspectos que más nos habían llamado la atención. En un breve descanso, tomamos un vino dulce con pastas. Durante una hora expresamos cómo habíamos vivido nuestro sacerdocio a lo largo de estos 50 años.
Fueron vivencias muy profundas y emotivas. Casi todos coincidimos en los momento cruciales que dieron sentido a nuestra vida sacerdotal y los días difíciles que debimos superar. Apareció muy clara la gratuidad de Dios. Recordamos muchas anécdotas que hicieron muy festivos nuestros recuerdos. Tuvimos un recuerdo especial para Francisco Sarriés, que estuvo varios años en Ecuador, y que murió de accidente de carro cuando estaba estudiando en Madrid. También para Tomás Muro que abandonó la Orden y a los pocos años murió atropellado.
A las 13h00 nos reunimos en la sala donde celebran la Eucaristía parroquial con el pueblo, pues la iglesia está en reparación. Presidió la Eucaristía Jesús Esteban para recordar sus 25 años de episcopado. Nos hizo un breve y enjundioso comentario de la carta a los Hebreos y nos dio pie para comentar las luces y sombras de nuestra existencia sacerdotal, para agradecer y pedir perdón. Momentos muy densos que nos hermanaron aún más.
Pasadas las 14h00 nos dirigimos a un hotelito cercanos y disfrutamos de un sabroso y franciscano yantar. Ahí brotaron las mil anécdotas de nuestros años juveniles. Disfrutamos mucho. El primero en regresar al convento fue Alberto, pues tenía que regresar a Zaragoza. Era el día de su cumpleaños y le dedicamos las viejas canciones de felicitación. Todos quedamos con una muy honda impresión que nos hizo renovar los ideales juveniles a pesar de los achaques de los que adolecemos; a seguir ofreciendo nuestras vidas con la intensidad y gratuidad que debe caracterizar el sacerdocio cde unos hermanos capuchinos. Todo para gloria del Señor que nos eligió para ser los continuadores de su vida y de su obra.
La felicitación de los 6 compañeros para con los hermanos de Ecuador que hacen su Profesiòn temporal o perpetua, o la renovación. ¡Nos felicitamos todos!!!
Un abrazo de Rodolfo​
 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador