Dos capuchinos en el Vaticano: Fr. Pío y Fr. Leopoldo

En el marco del Año de la Misericordia, el próximo 10 de febrero de 2016, miércoles de ceniza, los cuerpos de los santos capuchinos Padre Pío y Leopoldo Mandic serán expuestos en la basílica de San Pedro. Con esta iniciativa, el papa Francisco quiere subrayar la importancia del ministerio del confesor, ya que los dos religiosos capuchinos sobresalieron por su fama de santos confesores y solían tener colas interminables de fieles ante sus confesionarios.
En el marco del Año de la Misericordia, el próximo 10 de febrero de 2016, miércoles de ceniza, los cuerpos de los santos capuchinos Padre Pío y Leopoldo Mandic serán expuestos en la basílica de San Pedro. Con esta iniciativa, el papa Francisco quiere subrayar la importancia del ministerio del confesor, ya que los dos religiosos capuchinos sobresalieron por su fama de santos confesores y solían tener colas interminables de fieles ante sus confesionarios.
En el marco del Año de la Misericordia, el próximo 10 de febrero de 2016, miércoles de ceniza, los cuerpos de los santos capuchinos Padre Pío y Leopoldo Mandic serán expuestos en la basílica de San Pedro. Con esta iniciativa, el papa Francisco quiere subrayar la importancia del ministerio del confesor, ya que los dos religiosos capuchinos sobresalieron por su fama de santos confesores y solían tener colas interminables de fieles ante sus confesionarios.
“Padre Pío, ahora estamos más cerca, yo te bendigo y tú me proteges”, dijo el Santo Padre el año pasado al bendecir la imagen de madera del padre Pío traída a Roma por los frailes capuchinos de San Giovanni Rotondo. Como san Juan Pablo II, que le escribió cuando era un joven obispo para pedirle una cura y que lo declaró beato el 2 de mayo de 1999 y canonizó en 16 de junio de 2002, también el papa Francisco está vinculado al Padre Pío por una intensa devoción, que se remonta a la época en que era arzobispo de Buenos Aires.
San Leopold Mandic, asimismo es un conocido santo confesor, fallecido en 1942 en Padua, Italia. Después de su muerte, su fama de santidad se fortaleció por la convicción de que, por su intercesión, fueron obtenidas muchas gracias y milagros. Por esta razón, tanto en la Iglesia san Giovanni Rotondo como en la de los padres capuchinos de Padua hay un flujo ininterrumpido de peregrinos que invocan gracia y conversión. A lo largo de los años, se acumulan relatos de curas inexplicables. El papa Pablo VI lo declaró beato el 2 de mayo de 1976 y san Juan Pablo II lo canonizó en 16 de octubre de 1983.
 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador