CARTA PROGRAMÁTICA

HERMANOS MENORES CAPUCHINOS

2012-2018

 

Queridos Hermanos:

 “¡El Señor les conceda la paz!”

Han pasado cuatro meses desde la conclusión del Capítulo general y ha llegado el momento de darles a conocer lo que  el nuevo Definitorio general ha decidido realizar para la animación de la Orden en el  sexenio 2012-2018. El Capítulo general fue  una experiencia exigente para todos los que  participaron en él debido al arduo trabajo  de revisión de las Constituciones y de las  Ordenaciones. Estar juntos por cinco semanas trabajando intensamente con los textos  no ha sido ciertamente poca cosa. ¡Han sido  semanas ricas de fraternidad! ¡Alabemos a  Dios por habernos dado este don! Terminado el Capítulo general, los neo-electos Definidores generales, ocho de nueve, partieron  a sus Circunscripciones para preparar su  venida definitiva a Roma. Esto nos ha permitido realizar dos reuniones de Definitorio, cada una de dos semanas. La primera a  principios de noviembre y la segunda luego  de la fi esta de la Epifanía. Estos encuentros  nos han permitido conocernos mejor y comenzar a buscar juntos lo que queremos  proponer a la Orden para los próximos seis  años.

1. Consideramos como punto prioritario  convocar un nuevo Consejo Plenario de  la Orden (sería el VIII) que tendría como  tema: «La gracia de trabajar» (Regla Bulada  V). El Consejo plenario debería favorecer  el diálogo abierto y constructivo acerca de  este valor central de nuestra vida, el trabajo. Quizá alguno pueda encontrar este tema  banal, pero estamos convencidos de que es  algo que concierne a todos los hermanos y  de gran actualidad. Será el primer Consejo  plenario de la Orden que reflexionará acerca de este aspecto de nuestra vida. En concreto, se tratará de preguntarnos acerca del  trabajo manual, del trabajo del estudiar, de  las múltiples actividades realizadas por los  hermanos, del trabajo pastoral y, también,  acerca del simple trabajo doméstico. Consideramos, además, que sea pertinente afrontar este tema relacionándolo con los distintos aspectos de nuestra vida: trabajo como  fuente de sustento; trabajo y vida fraterna;  trabajo y vida de oración; trabajo y sentido  de pertenencia; trabajo y tentación del individualismo. Estas son sólo algunas de las  pistas que deberemos explorar para acercarnos a este tema. El hecho de detenernos a  reflexionar nos permitirá dirigir la atención  de la Orden a uno de los aspectos fundamentales de nuestra vida fraterna. Será, así  mismo, la ocasión para encontrar un desafío  común que nos lleve a ser corresponsables  con la vivencia de la pobreza. Luego del  conveniente tiempo de preparación, seguirá  A todos los hermanos de la Orden2 2012 - 2018 la celebración del Consejo plenario de la Orden que prevemos que debería realizarse en  el 2015, en el lugar que fijaremos al momento oportuno. Próximamente será enviada la  carta que indicará con mayor precisión los  tiempos y la modalidad para prepararnos a  celebrar el VIII Consejo plenario de la Orden.

2. Al término del Capitulo general inició  el Sínodo de los obispos con el tema de  la Nueva evangelización para la transmisión de la fe. Al participar en el Sínodo he  aprendido de qué manera se puede abordar  este tema de tanto interés para las iglesias  de todos los continentes. Si por un lado hay  quien se va alejando de la fe, por el otro,  está quien habiendo recibido el Evangelio  en épocas recientes se da cuenta de la necesidad de trabajar con empeño para que  el mensaje evangélico cale en profundidad.  Así mismo, constatamos que no evangeliza  realmente sino quien se deja evangelizar.  Sólo una Iglesia en estado de conversión  permanente está en grado de ofrecer un  testimonio creíble. ¡Es evidente que esto  también vale para nosotros hermanos capuchinos! Por eso pedimos a los hermanos de  todas las Circunscripciones de la Orden que  se pregunten de qué manera pueden ponerse nuevamente a la escucha de la Buena  Nueva para ser transformados por ella. La  escucha comunitaria de la Palabra de Dios  debería hacerse una praxis común de cada  una de nuestras fraternidades en su camino  de conversión permanente.

3. Esperamos poder presentarles cuanto antes el texto de las Constituciones discutido y enriquecido por el último Capítulo general. En estos días lo presentaremos  a la Santa Sede para su confirmación. Nos  comprometemos a proveer las traducciones  oficiales confirmadas por el Ministro general en los diferentes idiomas. Luego de su  aprobación por la Santa Sede iniciará el importante trabajo de hacer conocer y apreciar  a los hermanos el nuevo texto de las Constituciones y de las Ordenaciones para los Capítulos generales.

4 Las decisiones del Capítulo general

4.1 La posición adoptada por el Capítulo para garantizar dentro de nuestras fraternidades “La tutela de los Menores y Adultos  vulnerables” está en espera de ser retomada  y especificada antes de darla a conocer a  todos los hermanos de la Orden, teniendo  en cuenta de manera particular los diversos  ámbitos de la formación, tanto inicial como  permanente.

4.2 El Capítulo general ha preferido hablar de “Orientaciones para la colaboración fraterna  entre Circunscripciones” en vez de “Solidaridad del Personal” y ha aprobado por votación  un texto que contiene indicaciones prácticas  para concretarla. Es nuestro gran deseo que  la colaboración entre las circunscripciones  continúe y se intensifique. Esto permitirá  dar un carácter nuevo y significativo a muchas de nuestras presencias y superar el  provincialismo.

4.3 El texto de la Recomendación de “Nuestra identidad fraterna” subraya un tema que llevamos en el corazón desde hace mucho  tiempo. No queremos que quede en el olvido. Sin embargo, así como por un lado nos  comprometemos a presentar nuestra solicitud oportunamente a la Autoridad competente en acuerdo con los Ministros generales  de la Primera Orden y de la TOR, por otra,  no podemos eximirnos de animar a la Orden para que viva serenamente y con adhesión su identidad fraterna.

5. Al Secretariado general de la Formación,  con la ayuda del Consejo Internacional  de la Formación, pediremos que elabore un  borrador de “Ratio formationis Ordinis”,  que, luego de ser examinado por el Definitorio general, será presentado a las Conferencias de la Orden para su revisión, de CARTA PROGRAMÁTICA 3 modo que estas puedan presentar sus observaciones y propuestas, y podamos llegar  así, a una redacción final compartida y de  amplio consenso.

6. Luego de quince años de la institución de  la Oficina de la Solidaridad Económica  Internacional consideramos que sea necesario revisar el Estatuto. El desarrollo de la Orden ha vivido en estos años la disminución  numérica en muchas Circunscripciones del  hemisferio norte y el fuerte incremento en las  del hemisferio sur, esto nos da una señal para  reflexionar y encontrar una nueva estructura  para la Ofi cina. La Solidaridad Económica  Internacional es un aspecto vital de la Orden  que debe ser ante todo un signo de compartir.  De esta manera nuestras relaciones serán realmente fraternas.

7. Queremos seguir convocando a Roma a los  Nuevos Ministros para la semana de introducción a su servicio y al conocimiento de  la Curia general, de sus dependencias y de los  servicios que brinda. Hemos considerado que  la época más apropiada, debido a diversos  factores, sea en el mes de junio. En cambio,  no hemos considerado continuar realizando  los encuentros in loco de todo el Definitorio  general con cada Conferencia. Consideramos  más válido intensificar los encuentros con  los presidentes de las Conferencias y hemos  decidido programar tres en el sexenio, con la  presencia del Ministro general en los encuentros de cada Conferencia. En una coyuntura  de crisis económica como la actual nos parece  conveniente efectuar algunos recortes a nuestros gastos.

8. En el sexenio precedente se puso en funcionamiento la Casa de Jerusalén y poco a  poco, gracias al compromiso de la fraternidad  local, comienza a ser frecuentada por grupos  de hermanos de la Orden para tiempos de formación bíblica. Nos comprometemos a incrementar el uso de la casa ofreciendo momentos  formativos para los hermanos. Los desafíos  que tenemos delante son fundamentalmente  dos: qué uso dar a los sectores de la propiedad aún no reestructurados y cómo alimentar el fondo económico que permita ampliar  la propuesta de cursos de formación a todos  los hermanos de la Orden, especialmente a los  hermanos pertenecientes a Circunscripciones  que no tienen la posibilidad de afrontar los  gastos de la estadía en Jerusalén.

9. En el sexenio precedente se completaron  las Visitas económicas a todas las Circunscripciones de Italia y a varias de lengua  española de América del Sur. Continuaremos  en esta línea programando las visitas para las  Circunscripciones de las Conferencias que  hasta ahora no han sido involucradas en este  tipo de dinámica. Esto comportará la preparación de un cierto número de hermanos que  estén en grado de asumir la responsabilidad  de tal servicio.

10. En estos tiempos de crisis económica  las numerosas mesas para los pobres en  nuestros conventos advierten que la afluencia  ha aumentado notablemente. Junto a las mesas hay muchas otras actividades caritativas  promovidas por las Circunscripciones de la  Orden o por algunos hermanos de manera  particular. En la actualidad tenemos poco conocimiento de ello. Pediremos a la Oficina de  Justicia, Paz y Salvaguardia de lo creado, hacer un verdadero censo para tener en las manos un mapa de lo que ya venimos haciendo y  ver de qué manera podemos mejorar nuestro  servicio.

11. Durante el Capítulo general, fr. José  Ángel Echeverría, coordinador del Proyecto Lexicon Capuccinum, se contactó personalmente con los Ministros que poco o nada  han hecho para hacer llegar las fi chas de sus  Circunscripciones para la preparación de esta  importante obra cuya primera edición data  de 1951. Esperamos que esta llamada no haya  caído en el vacío. Tenemos la fi rme intención  de llevar a término esta obra en el sexenio  apenas iniciado y para logarlo necesitamos el  esfuerzo de todos.

 

Como he indicado al inicio de esta carta, el nuevo Definitorio general ha empezado su servicio a la Orden consciente de haber sido llamado para mantener viva la “llama de nuestro  carisma” franciscano capuchino. ¡Lo queremos hacer caminando junto a cada uno de ustedes  queridos hermanos!  Durante estos primeros meses del nuevo sexenio hemos comenzado a renovar la fraternidad  de la Curia general, permitiendo a los hermanos que por muchos años han prestado su servicio puedan regresar a su Circunscripciones y, al mismo tiempo, dando la oportunidad a otros  hermanos de hacer la experiencia de vivir en una fraternidad internacional al servicio de la  Orden.

Un nuevo sexenio es una ocasión extraordinaria para renovarnos e iniciar con un nuevo ardor.

Hermanos queridísimos, no dejemos de aprovechar esta magnífica oportunidad. Confiados a la protección de la Virgen Inmaculada, Patrona de la Orden, y, a la mirada benévola del Seráfico Padre San Francisco y de todos los Santos y Beatos de la Orden, prosigamos  serenos y confiados nuestro camino de consagración.

 

¡A todos mi saludo fraterno!

 

Fr. Mauro Jöhri

Ministro general OFMCap

y su Definitorio

 

Roma, 02 de febrero 2013

En la fiesta de la Presentación del Señor en el Templo

 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador