Capítulo Internacional de las Esteras, 15-18 abril de 2009

Utilizando el sistema decimal (Dewey), doy una síntesis estructural interna de las claves, icebergs o núcleos más destacados de este “Capitolo delle Stuoie”:

1 Amor y comunión trinitarios. La comunión trinitaria es la base de toda revelación de Dios y de relación con el cosmos. La comunión trinitaria abraza el mundo entero (cf. Corriveau J.). La Carta a los Hebreos llama “hermanos” a todos los seres. San Buenaventura es uno de los pensadores que más insiste, en esa comunión trinitaria, como centro del mundo. Vivir el Evangelio equivale a vivir en comunión trinitaria. Buenaventura tiene, en su imaginario mental y emocional, la imagen de un Dios “bueno y misericordioso” (Corriveau J.)

2 Evangelio e itinerancia, dos puntas de iceberg de la espiritualidad franciscana (cf. Cantalamesa R.). La TAU de Francisco, con la que marcaba los árboles del bosque, es santo y seña del Francisco evangélico. “Andar por el mundo, en pobreza y humildad”. “No se apropien nada, ni casa, ni lugar, ni otra cosa” (2R VI, 1). El Evangelio, para Francisco, es tener experiencia de fe, salir de sí mismo, para conectar con Otro- Dios y, con el otro, persona humana. Hay que salir del infantilismo del “yo”, encerrado, egoísta y abrirse a la relación con el otro, que da madurez humana y cristiana (cf. Bini G.).

3 Cultura de la Minoridad. Renuncia radical a toda relación de poder, prepotencia, mando y control sobre el otro (cf. Corriveau J.). Humildad y minoridad son la esencia de Dios. Dios, en su Encarnación, se hizo menor. Humildad es el núcleo de la Encarnación y de la Revelación (cf. Corriveau J.) Viniendo a este mundo, Jesús se abrazó al servicio, a la diaconía. La humildad es la cualidad “reina” del franciscanismo (cf. Bini G.). Es pura derivación evangélica “¿quién es el más importante en el Reino delos cielos?” (Lc 10, 21; 18, 17). “Dios es amor” (1 Jn 4, 8). No hay que buscar otra tecnología, sino la tecnología del “corazón” (Corriveau J.). Hay que hacer “carrera hacia abajo”, no una carrera de promoción (cf. Cardin P.). Ser humilde, simple, ignorante, pero propositivo, racional y creativo. Hablando de minoridad y autoridad, la Orden franciscana es laical, como indica el gran historiador, alemán Joseph Lortz, que no es franciscano (cf. Cantalamesa R.).

4 Las tres Π π,= P: predicazione- preghiera e pobreta ,predicación-oración- pobreza. son características punta del seguidor de Francisco (cf. Cantalamesa R.). Andar “como peregrinos y extranjeros”; la oración carismática (distinta de la litúrgica) y la pobreza, como minoridad. La predicación se trueca en misión por el mundo (cf. Bini G.). Nuestro rol y espiritualidad básicos, son un peregrinar con una misión pascual (cf. Bini G.). Itinerancia hacia el corazón de las personas.

5 Pobreza. Vivir por los pobres y “con los pobres”. El Vaticano II habla de una iglesia “dedicada a los pobres”. Pobreza es minoridad, pobreza es experiencia de fe en Jesús, más que amor a esa virtud. Para el P. Lázaro Iriarte de Aspurz, la pobreza “destruye todo poder”. Pobreza es igual a igualdad fraterna

6 Fraternidad y minoridad van de la mano. Esta fraternidad comporta justicia, paz y entendimiento entre los pueblos. Tiene tres caracteres: “evangélica + reconciliadora y pacífica” (Bini G.). La fraternidad da testimonio y tiene relación con el “sensus Ecclesiae” (Corriveau J.). La fraternidad es una convivencia de hermanos, sin dominio, ni mando, ni control, ni protagonismos (cf. Corriveau J.). Nos hallamos en una utopía social, difícil, pero factible y llena de belleza (cf. Bini G.)

7 Protagonismo del Espíritu Sant, en la espiritualidad franciscana. El Espíritu Santo es declarado, por Francisco, como el Ministro General único de la Orden. El franciscanismo debe establecer una “nueva era del Espíritu Santo” (J. de Fiore). Cada sesión conciliar del Vaticano II, iniciaba con el “Veni, Creator Spiritus”. El Espíritu es el eje, núcleo y potencia dinámica de la iglesia y de toda comunidad El Espíritu es el artífice de la relación fraterna (cf. Corriveau J.).

8 La Orden y la Iglesia. Nuestra fidelidad a la iglesia debe ser activa, leal, sumisa, fiel e instancia crítica del Evangelio y de Jesús hoy (cf Cardin A.). La iglesia es mediadora de la presencia del Resucitado. Una mediación, eso sí, precaria, limitada, compuesta de pecadores. Nunca debe haber agresividad, rechazo o acritud con la iglesia, pues prolonga la presencia de Jesús. Una obediencia y adhesión real, sacramental y carismática a la iglesia pecadora, “con manchas y arrugas”, el Espíritu Santo ”hace rejuvenecer a la iglesia” (LG, 4), pero obediencia, de todos modos (cf. Cardin A.).

9 Intercongregacionalidad. Las tres Ordenes Primeras y la TORF deben formar una única congregación en la iglesia. Si hasta todos los credos, hoy día, se reúnen y hacen ecumenismo, ¡cómo no, la única familia franciscana!. “Shalom” es un constructo, que terminológicamente, indica tres cosas: integridad + plenitud + pagar (Pizzaballa P.). Para lograr un florecimiento espiritual del franciscanismo, debemos integrarnos, unirnos y lograr la plena madurez cristiana y eclesial. Volver a los orígenes de Francisco.

10.    Espiritualidad centrífuga. La 1ª Alianza coloca el templo, como sede de la presencia cúltica. Religiosidad centrípeta. En cambio, la espiritualidad del NT abre horizontes, abre la ventana del ordenador cósmico y se lanza hacia afuera. Es centrífuga. “Id por todo el mundo y anunciad la Buena Noticia” (cf. Bini G.). Hay que salir, como Abraham, de Ur de Caldea e ir hacia la Tierra Prometida del mundo. “Nos apremia el amor de Dios”. No podemos hipotecar la vida con el 10% de los feligreses en edad ya decadente, que llegan a nuestros templos (Bini G.). “Andad”, salid de los conventos y pregonad la Resurrección de Cristo, desde azoteas y balcones (cf. Bini G.). . Necesitamos menos pasado y más futuro en nuestra espiritualidad. Hay que tener pasión por el Otro, Dios y por el otro, prójimo.

Jesús Mª Iriarte, presente en el evento espiritual

 

 

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador