PASCUA TIEMPO DE NOVEDAD Y GOZO EN EL SEÑOR JESÚS

Queridos Hermanos: PAZ Y BIEN

En este contexto de la celebración de los ochocientos años de la fundación de la Orden Franciscana, quisiera compartir con ustedes unas breves líneas sobre el gran misterio de nuestra redención que es causa de gozo y de alegría para todos los hombres.

PASCUA TIEMPO DE NOVEDAD

La Fiesta de la Pascua marca una etapa en nuestro peregrinar hacia la Jerusalén Celestial. Por lo tanto, nuestro modo de actuar debe corresponder a la vida nueva que nos comunica el Resucitado. Cristo Resucitado es la nueva creación, El nos recrea nuevamente.

Así pues, creer en Cristo Resucitado es creer en la vida, en toda vida nueva y distinta a la muerte, en toda mejora humana y social. Proclamar la muerte y resurrección del Señor es defender, animar y apoyar a la vida nueva y al hombre nuevo por encima de todo. Vivir para Dios en Cristo Jesús es vivir para Dios en bien de la humanidad con la que Cristo ha hecho causa y a la que ha liberado.

Todos somos consientes que el bautismo nos incorpora a su suerte, a su pascua, hemos de vivir  esa condición nueva de personas resucitadas. Por tanto dejemos que Jesucristo actúe en nosotros y en la creación entera: hoy, mañana y siempre, hasta la transformación gloriosa de un mundo nuevo donde se viva la vida humana en comunión total con Dios y con los hermanos.

PASCUA TIEMPO DE GOZO

Ciertamente que para los cristianos la Pascua es la fuente de gozo, ya que este tiempo del año litúrgico da a las personas bien dispuestas aquello que el “mundo” tanto anhela: el gozo, la alegría, la felicidad y que no las encuentra, porque el mundo no busca donde está: la alegría, la paz, la felicidad verdadera; ellas solo se encuentran en Cristo Resucitado. El gozo propio de la Pascua nace y se difunde en el corazón santificado por el Espíritu Santo, que el Señor Resucitado derrama en los corazones.

Así pues, la Pascua es tiempo de gozo porque Cristo Resucitado nos participa el gozo de su victoria. Pero el gozo de la Pascua perdura solamente cuando la persona se encuentra con Cristo. Finalmente, Pascua es gozo porque es la solemnidad en la que Dios -en Jesucristo- acoge a todas las personas que quieren aceptar su amistad.

Queridos hermanos capuchinos de la Viceprovincia del Ecuador, comprometámonos pues a vivir como personas resucitadas, portadoras de esperanza, siguiendo las huellas del Resucitado: aliviando a las personas que lo necesiten, mostrando la alegría de la entrega y el encanto, la ternura de la misericordia, el gozo del perdón, el entusiasmo por una Viceprovincia más fraterna, orante, misionera, alegre y sobre todo fiel a su carisma.

Felices Pascuas de Resurrección a todos, que Cristo Resucitado y San Francisco nos bendigan.

Fraternalmente,

Quito, 14 de abril de 2009

 

Hno. Germán Arteaga, OFMCap.

Ministro Viceprovincial (E)

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador