Misioneros Oblatos de María Inmaculada de América Latina, reunidos en Lima (Perú) del 20 al 25 de abril del 2009, se pronunciaron acerca de los pueblos indígenas de la Amazonía.

 

PROTEGIENDO Y RESPETANDO LA AMAZONÍA, PROTEGEMOS Y RESPETAMOS A LOS INDÍGENAS

1.-Reconocemos que los Pueblos Indígenas de la Amazonía conforman uno de los grupos humanos más olvidados, marginados, explotados y postergados de nuestra sociedad donde sus derechos son desconocidos y vulnerados por la inoperancia, el desinterés y la aplicación de políticas públicas por parte de algunos gobiernos que responden a modelos económicos incompatibles con el cuidado de la creación, concretamente con la Amazonía y los pueblos que en ella viven.

2.-En América Latina se busca consolidar un "sistema económico inicuo"(Documento de Aparecida 385) caracterizado por la búsqueda del lucro; la profundización de una crisis económica – financiera global que ahonda la pobreza y la desigualdad de nuestros pueblos; la desvalorización de la persona humana, la acentuación de la injusticia social y la destrucción ecológica que amenaza la existencia misma de las comunidades indígenas y campesinas que están siendo despojadas de sus tierras; la violencia institucionalizada, la corrupción, la trata de personas, la criminalización de la protesta, la impunidad, las drogas y el narcotráfico; la pobreza urbana, los migrantes, la crisis del agua, la alianza de los medios de comunicación con los poderosos, el consumismo y la publicidad falaz…

3.-Nos unimos a la invocación de la sociedad civil y de las iglesias que trabajan acompañando pueblos indígenas, en especial, cuando se reclama el respeto irrestricto del Convenio 169, sobre los Pueblos Indígenas y Tribales en países independientes, de la Organización Internacional de Trabajo, así como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. En ellos se manifiesta sobre todo el respeto a la vida y de  las tierras como propiedad ancestral de estos pueblos.

4.-En el contexto del I Encuentro Latinoamericano de Párrocos Oblatos, reafirmamos nuestra presencia misionera y profética en las comunidades indígenas, campesinas, afrodescendientes, sectores urbanos empobrecidos, dejándonos "evangelizar por ellos, pues a menudo nos hacen escuchar de forma nueva el Evangelio que anunciamos" (Regla 8ª).

5.-En esta tarea radicalizaremos nuestra escucha de sus profundos valores, sabidurías y tradiciones culturales. Llamamos a una  solidaridad mayor con las luchas de los pueblos indígenas por defender el agua, la tierra y su derecho a existir y gozar de una vida digna. Como Misioneros Oblatos de María Inmaculada que trabajamos en estas tierras nos solidarizamos con todas las manifestaciones y reclamos justos que se expresan desde el corazón de nuestros pueblos.

Lima, 24 de abril de 2009.

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador